• Martes, 14 de febrero de 2017
  • Edición impresa

San Martín: María Victoria reina tras una fiesta muy austera

La representante de Ciudad fue coronada en la calle, luego de un espectáculo sin libreto y solo con números artísticos. La virreina es la soberana de Palmira.

Jorge Barrionuevo - Especial para Los Andes

“¡Prometo que los voy a llevar a lo alto y los voy a hacer brillar! Gracias a Dios a y mi familia por permitirme concretar el sueño de ser reina del departamento”, expresó María Victoria Fontana, una rubia de 20 años que estudia Obstetricia, juega al fútbol y se consagró en la madrugada del lunes como nueva reina de la Vendimia de San Martín representando a Ciudad.

Este año no hubo espectáculo y por lo tanto, ni guion ni libreto de la fiesta, hecho que fue reemplazado por números artísticos. Solo quedó como rémora de las más vivas tradiciones el ingreso de la Virgen de la Carrodilla, custodiada por los paisanos y las reinas.

La Vendimia, entonces, se trasladó del Teatro Griego Municipal, como es tradicional,  al Paseo de la Patria, en calle Alem sobre la ruta provincial 50, casi frente al municipio. Allí se montó el escenario en una fiesta que estuvo signada por la austeridad.

“La vendimia del fuego eterno” se limitó a una austera celebración que permitió a la comuna realizar ahorros en materia de pago de artistas, organización, sonido y escenario. En definitiva, una estructura para 30 mil personas y que ahora se ocupó en un tercio.

Además, el título de la misma permitió recurrentes menciones de los locutores al reciente Bicentenario del departamento y la llama votiva que fue trasladada desde la Catedral de Buenos Aires hasta el Museo Las Bóvedas, donde hoy se encuentra.

 

 

La concurrencia en la noche del domingo se agolpó desde 25 de Mayo y Alem durante 2 cuadras hacia el Este, casi hasta la calle Avellaneda, y las sillas dispuestas por la organización fueron ampliamente cubiertas por invitados especiales y público.

Llamó la atención que las autoridades no tuviesen un espacio físico especial y que tampoco fuesen mencionadas por los locutores.

Tras la actuación de la Escuela Municipal de Arte Nativo “Raíces Huarpes”, Lutherieces, los mellizos Vilchez y Los Chimeno, fue el turno de la elección para elegir a la sucesora de Antonella Bertona.

Votos habilitados

Eran 200 los votos habilitados para tal cometido: 75 correspondientes a las organizaciones que promovieron a las reinas distritales (5 por cada una) y 125 votos del público, que tras un sorteo se habilitó a votar a aquellas personas mayores cuyo DNI terminase en 9.

Mientras la llovizna por momentos se hacía persistente, pero no alcanzaba a menguar el entusiasmo de los grupos de apoyo a las 15 candidatas distritales, la elección comenzó con el primer voto que favoreció a la candidata de Nueva California.

Los tres locutores designados -Graciela Falcón, Marcelo Cerroni y Rodolfo Manzanares- empezaron el conteo de votos y las alternativas fueron cambiantes, pero de a poco las voluntades se fueron inclinando para las candidatas de Palmira y de Ciudad, mientras que Buen Orden y Chapanay se mantenían a la expectativa.

La cuenta final consagró a María Victoria Fontana (Ciudad), con 29 votos, como nueva reina departamental. Victoria Abril Barrionuevo (Palmira) fue electa virreina con 25 votos.

Mientras que Carolina Tumbarello (Buen Orden) obtuvo 18 y será la reina del Bonarda; y Luciana Antoniazzi, 17 sufragios, la reina del Turismo.

El final quedó coronado con los fuegos artificiales, que pintaron en el cielo llamativas figuras geométricas, tras lo cual el grueso del público emprendió la retirada.

 

Apostillas desde el este

Dos días de fiesta. La celebración vendimial este año se extendió por 2 días. El sábado, cada uno de los 15 distritos que presentó candidata a reina departamental presentó un artista en el escenario.

Publicidad oficial. El municipio mostró el trabajo en todas sus áreas, entre ellas deporte, turismo y defensa civil. Y en el playón municipal se montó un gigantesco patio de comidas, en tanto que sobre Boulogne Sur Mer convivieron vendedores ambulantes con carpas de artesanos.

Mucho público. El sábado la concurrencia fue de 10 mil personas y el domingo, de 13 mil, según estimaciones oficiales. Ello, sumado a que no se registraron incidentes en el operativo de seguridad, dejó satisfecha a la organización municipal.

¿Fiesta privatizada? “La fiesta es una tradición muy fuerte y una de las pocas en las que podemos participar, por eso no tienen que privatizarla”, dijo Graciela (37), de Palmira, en alusión a esa celebración distrital que este año se realizó en un salón de fiestas particular.