Imprimir Los Andes
Jueves, 27 de octubre de 2011

"Mendoza en Bossa": siempre tendremos Brasil

Combina bossa, samba, percusión, platos típicos, plástica y hasta un baile popular brasilero con big band invitada. La cuarta edición del festival nos trae músicos de Sao Paulo y aires del Nordeste. Y un viaje carioca con todos los sentidos.

Mariana Guzzante - mguzzante@losandes.com.ar

El jazzero y profesor Paulo Braga Guimarães (una institución en música popular brasilera), el Trío Sinha Flor (dedicado a la música nordestina), y la big band A Saidera, formada por 19 músicos argentinos empeñados en expandir la rítmica brasilera, intercambian su rol de embajadores en nuestra ciudad.

Un encuentro que está vinculado con una realidad extra musical (ese bello e inagotable Brasil), y también con una experiencia de cruce que involucra nuestras lenguas, nuestras fronteras y nuestras trenzas culturales.

Una cosa es segura: lo que sucederá en estos días es parte de lo más jugoso de la música popular brasileña, en armónica y feliz convivencia, claro, con la tradición.

La combinación, además, propone sabores tropicales y bailes adictivos, siguiendo esta aproximación a la alegría transnacional.

Más allá del formato, siempre hay un paisaje firme: pues si bien no se puede pensar Brasil como un camino demasiado lineal en la música (porque cada región tiene un universo sonoro propio y ramificado) sí se puede afirmar que allí la experimentación y la tradición lograron (quizá mejor que en ningún otro clima) enredarse, mutar y sobresalir.

Pero tampoco se quedó en tropicalismos: a la vez, los herederos de esos movimientos (como Moreno Veloso, el hijo de Caetano) reinventan la canción en nuevos diálogos con la poesía nativa, las fiestas bahianas y el rock.

Cierto que por estos tiempos Brasil está viviendo un momento supercreativo y diversificado, que contrasta a la vez con una industria sólo focalizada en los éxitos de ventas. Como aquí, lo más interesante se edita de modo independiente.

Como sea, en los distintos estados del Brasil la música popular sigue fértil, de cara a nuestro folk.