Sociedad Martes, 25 de octubre de 2016 | Edición impresa

Prestadores del Aconcagua contra el cobro de rescates

Dicen que la suma de 40 mil pesos que propone el Gobierno es excesivamente elevada. Advierten que desalentará al turismo.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

La semana pasada el gobierno de Mendoza anunció que cobrará por primera vez los rescates y evacuaciones a los andinistas argentinos y extranjeros que necesiten socorro vía helicóptero en su ascenso al cerro Aconcagua.

Esta novedad no cayó muy bien entre los prestadores de los servicios del pico más alto de Sudamérica y hasta se animaron a asegurar que es a destiempo y desafortunada por varios motivos, entre ellos porque el inicio de temporada está a poco más de dos semanas y el cambio de las reglas de juego les parece injusto. 

“Estamos decididos a que el parque provincial Aconcagua sea autosustentable, para lo cual implementaremos esta nueva temporada una forma de cobrar respetando distintos costos según el tiempo de uso del helicóptero, servicio que ya fue llamado a licitación”, había dicho la directora de Recursos Naturales Renovables de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Mabel Chambouleyron.

Además, la funcionaria agregaba que la idea del gobierno es que el gasto de la actividad no recaiga en el dinero de la comunidad mendocina, y si en esta experiencia personal hay que movilizar un servicio caro se lo asuma en forma personal. 

Dado que ésta será la primera temporada en cobrar los rescates, la Secretaría de Ambiente planea implementar un sistema de posnet en la entrada al parque y que sea a través del pago con tarjeta de crédito, la que será pedida antes del ascenso.

Así durante la próxima temporada del 15 de noviembre hasta el 15 de marzo, los andinistas que se accidenten en el cerro Aconcagua y deban ser rescatados en helicóptero tendrán que pagar por el servicio según el precio de la hora de vuelo, el cual ascendería a unos $ 40.000.

“Nosotros tenemos la postura de que se deben bajar las horas de helicóptero, pero no es la manera. Hoy en día se sustenta con lo que se le cobra al ingresante, de hecho hace 4 años se subieron las tarifas por este tema”, explicó el prestador José Casas. 

Asimismo agregó que en la temporada pasada ascendieron unas 3.000 personas y que si cada uno de ellos pagó el coseguro de 100 dólares el gobierno tuvo un ingreso de 300 mil dólares, lo que cubre el uso del helicóptero y es dinero que sirve para mantener a otros parques. “Como el permiso se paga en dólares, con la devaluación y el fin del dólar paralelo, el Estado pasó a percibir mucho más dinero”, detallaron.  

“La medida de exigir una tarjeta de crédito a cada ingresante al Aconcagua, con un cupo de dinero muy alto para eventual rescate en helicóptero, a los prestadores de servicios de Aconcagua nos parece que es una medida muy a destiempo y desafortunada”, señalaron otros prestadores. 

 

Cambio de reglas

Los prestadores de servicios señalaron que no se puede tomar esta medida a dos semanas del inicio de temporada, sobre todo cuando la venta de las expediciones ya está contratada en 80% en muchas de las empresas, lo cual implica que se deben poner en contacto con los clientes de todo el mundo -de manera literal ya que los deportistas provienen de distintos puntos del planeta- y decirles que las condiciones en que realizaron la venta ahora tiene otros aspectos a tener en cuenta. 

“Van a pagar 945 (temporada alta por Plaza Argentina) u 800 dólares (temporada alta por ruta Normal), por su permiso, pero a la vez van a tener que dejar una tarjeta de crédito en blanco a un guardaparques argentino, quien va a ser el que decida si lo evacua y le cobra 1.500 dólares más eventualmente”, explicaron. Por otra parte, advirtieron que la medida se tomó de manera unilateral en el contexto de una importante retracción del mercado.

Los prestadores indicaron que es una mala señal turística del gobierno de Mendoza. “Por no mencionar que los montañeros argentinos, principales clientes de los ascensos (es decir los que compran permiso de ascenso, no de trekking), quienes van a tener que contar con un plástico con varios miles de pesos extra para poder poner un pie en el cerro”, aseguraron. 

 

El helicóptero

Los gastos generados por los rescates a los andinistas en el Aconcagua siempre han sido tema de debate gestión tras gestión de gobierno provincial.

“Decir que el estado se va a ahorrar millones de pesos por no rescatar a extranjeros negligentes nos parece falso. Para empezar, es infrecuente que baje un solo evacuado, en general comparten el vuelo, y ese vuelo se usa de subida para cuestiones logísticas como subir guardaparques o carga externa, entre otros”, informaron.

Por otra parte, señalaron que la evacuación en helicóptero tal como está ha permitido que el Aconcagua tenga una bajísima mortalidad -el año pasado no se registraron fallecidos- comparada con otras montañas y esta posibilidad del helicóptero, según indican los prestadores es uno de los argumentos que atrae a los montañistas. “¿Si se saca este servicio, con qué argumento se cobra 945 dólares el permiso?”, se preguntan. 

Los prestadores están de acuerdo en que se cobren las helioperaciones, admiten, pero siempre que se demuestre que hay verdadera negligencia de los montañistas, por ejemplo, cuando uno de ellos intenta hacer cumbre si hay mal tiempo y ha sido advertido por los guardaparques. “Pero para eso hay otros mecanismos que no son la retención compulsiva de una tarjeta de crédito”, señalaron. 

 

¿Soluciones?

“A nuestro juicio, es un daño muy grande y gratuito el que se le hace Parque. Que es uno de los más grandes del mundo y que nos da orgullo de lo bien que funciona, que compite y queda bien parado al lado de Nepal, los Alpes, Alaska, Patagonia”, dijeron los prestadores. 

Laura Herrera, de la cámara de prestadores, dijo que de prosperar esta medida va a profundizar la caída de visitantes que ya es continua.

De hecho, si uno observa las estadísticas del gobierno se puede notar que desde la temporada 2007-08 hasta la fecha la caída de ascensos ha sido progresiva, a un ritmo de 6 % negativo por temporada.  

 “Nos han dicho los prestadores que se van a llevar a los montañistas a otro lugar. Poner un depósito de 40 mil pesos en concepto de garantía va a desalentar que la gente venga, sobre todo cuando se pagaba un coseguro de 100 dólares que incluía el rescate en helicóptero”, destacó.  

Los prestadores habían pensado, como contrapropuesta, hacer una prueba piloto en la que, cuando hubiera negligencia, cada empresa colaboraría en la gestión de cobro de quienes eran sus clientes. Y luego tener estadísticas reales de cuánto había tenido que poner la Provincia para estos casos. Pero nunca llegaron a presentarla “porque el gobierno salió con el anuncio de improviso”. 

Otra propuesta fue que, en lugar de cobrar los permisos en efectivo en las empresas de cobranza, para que los extranjeros no tuvieran que caminar por el centro con el dinero en la mano, realizar el cobro online y de ese modo tener toda la información de tarjeta de cada uno.

“Pero parece que es demasiado trabajo y prefieren algo más fácil, como ahorcar a la gallina de los huevos de oro”, confiaron.

En el caso de que no se llegue a buen puerto, los prestadores analizan en presentar una medida judicial, un recurso de amparo, para que no se aplique esta tarifa a los montañistas.

 

Confusión de términos

Los prestadores remarcaron que se cae en la confusión de los términos de rescate y la búsqueda con evacuación médica. El primero hace referencia a que se ponen a disposición todos los medios en pos de un objetivo, mientras que en el segundo caso, se produce luego de que un profesional de la salud recomienda que una persona debe ser evacuada. 

La diferencia es que, cuando se va a hacer una evacuación se llevan otros elementos en el helicóptero que amortizan el traslado del vehículo, por lo tanto el evacuado, según la propuesta del gobierno, también estaría pagando por ello. Además, tampoco se realizan evacuaciones de una sola persona por vuelo.

“Debe quedar claro que no es la comunidad mendocina la que paga un rescate. En el permiso ya está incluido el gasto”, explicó Laura Herrera.

 

La cuenta de los prestadores

Según comentaron los prestadores de servicios, el monto de 40 mil pesos es exagerado en función a lo que realmente -desde su punto de vista- cuesta una evacuación. Según indicaron el costo de la hora de vuelo la temporada pasada fue de U$S 2.662 en tanto que los kilos transportados por hora de vuelo fueron 1.100. 

Si se divide el costo de vuelo por hora por la cantidad promedio de kilos transportados se obtiene que el costo por kilo por hora es de 2,42 dólares. Ahora, si una persona pesa en promedio 80 kilos el costo de la hora de vuelo sería de 193 dólares (con un dólar a 16 pesos hace un total aproximado de 3.100 pesos el rescate).

Eso sin considerar que no se emplea una hora completa (calculan que se demora entre 30 y hasta 42 minutos en los puntos más lejanos) en un rescate a un campo base y tampoco se hace una evacuación por viaje (en la temporada pasada esto ocurrió 3 veces a lo sumo) ni se transporta únicamente a las personas, ya que deben incluirse víveres, equipamiento o recambio de guardaparques en ese mismo traslado.       

También destacaron que, aunque se recorten horas de vuelo contratados -se quiere pasar de 300 a 100- no se deja de pagar mantenimiento con lo cual el ahorro resulta relativo.