• Viernes, 18 de agosto de 2017
  • Edición impresa

Platos creativos y cocina para chicos

La especialista en repostería y food stylist Virginia Sar estrena el programa “Repostería con Virginia: desayunos y meriendas” de lunes a viernes a las 11.30 y 15.30 por el canal El Gourmet. Recetas sanas y sencillas, que reflejan la estética que a ella más la representa. Este domingo, animate a cocinar con los chicos por su día.

Alejandra Navarría - anavarria@losandes.com.ar

A Virginia Sar la podríamos considerar la nueva y joven reina de la pastelería. Repostera, bloguera (autora de Divino Macaron) y estilista de cocina, protagoniza uno de los programas más vistos del canal El Goumet.

Autodidacta, lleva varias temporadas enseñando paso a paso deliciosas recetas dulces  en las que aplica su buen gusto y estilismo, ya que -quizás el detalle más atípico de su trabajo en televisión- al finalizar sus preparaciones cada plato es fotografiado bajo su ojo experto, en busca de un enfoque que lo muestre de la manera más rica y tentadora.

En un alto en sus innumerables tareas, Virginia dialogó con Estilo.

- ¿Cuántos años llevás en el rubro ?

- Ya casi diez, en realidad de toda la vida, pues aprendí a cocinar desde muy chiquitita con mi mamá, que trabajaba todo el día fuera de casa. Cuando llegaba necesitaba hacer las tareas del hogar y entretenerme. Siempre cocinábamos juntas, yo con mi banquito y tablita al lado, cortaba zanahorias a la par. Tengo contacto con la comida y los alimentos desde hace mucho.

- ¿Te definís como una pastelera autodidacta ?

- Soy más pastelera por una cuestión familiar ya que la que cocina riquísimo salado es mi mamá. Ese lado ya estaba cubierto y por eso me dediqué a la pastelería, aunque en el blog también hay recetas saladas.
Me llena de orgullo ser autodidacta, soy una nerd de la cocina, leo muchísimo, recopilo mucha información. Nací de la cocina intuitiva y familiar que fue lo que me dejó volar y crear, pero después me perfeccioné muchísimo por mis propios medios porque soy una persona muy curiosa.

- ¿Tu blog Divino Macaron fue el primer contacto para comunicar lo que te apasiona?

- En realidad nació de otra forma. Desde muy chica escribo, dibujo, estoy vinculada a las artes, a la música y la pintura. Hace muchos años iba a un taller de ilustración de cuentos y mi profesor me empujó a armarme un blog para mostrar mis dibujos. Con ayuda de mi marido armé algo muy básico para empezar a comunicarme con la comunidad de ilustradores. Un día, de casualidad, subí una receta y todo el mundo empezó a consultarme, decirme qué rico y preguntar cómo lo había hecho. Fue una bola de nieve. Después subí otra y otra, y no pude parar nunca más.

-¿Cómo evaluás su crecimiento y qué te devuelve la gente que te sigue allí?

- El blog es algo muy particular, un lugar donde la gente llega con una devolución de afecto increíble. Soy una agradecida a Dios por eso, ya son diez años de recetas. Yo quería mostrar lo que era capaz de hacer y a la gente le servía. Soy bastante perfeccionista y estricta, y si lo hago: lo hago bien, no a medias. Es lo mismo que me devuelve ahora la tele.

- ¿Hay espacio para crear en la pastelería o hay que ceñirse a las pautas estrictas de una receta?

- En cuanto a la precisión, creo que sí hay que aprender una base estricta que sea de  justas medidas y cantidades. Pero esto es como andar en bici, después se empieza a probar otras cosas. El conocimiento te da la libertad de ver si le sacás un poco de esto y le agregás un poco de aquello a ver qué resulta. Pero en ese camino de investigación hay muchos errores y uno pierde recetas. Por eso el nombre de mi blog, ¡porque los macarons al principio no me salían!

 

"En las familias hoy hay muchas/os peques de 10 años enloquecidas/os con la pastelería. No hay que limitarlos. Hay que transmitir eso de probar y experimentar".

 

- ¿Qué es lo que más te gusta cocinar?

- Yo tengo etapas creativas y muchas veces -al estar tan vinculada con la fotografía- la inspiración para cocinar surge del antojo o desde alguna producción que quiero hacer con alguna paleta de colores determinados. A mí me gusta la comida simple, reconfortante, esa que hacés en un ratito cuando sabés que una tarde pasa la familia a saludarte: unos ricos panqueques con la fruta que tenés sobre la mesada, cosas que llenan la casa de ricos perfumes, ese olor a infancia, de que mamá está en la cocina. 

- ¿Tu postre favorito?

- El que hago para mi cumpleaños y lo como yo sola. Como siempre cocino para los demás, en mi cumpleaños me hago mi lemon pie, y puedo devorármelo yo sola (risas).

- ¿Cómo se define un food stylist?

- Es aquella persona que se dedica a poner la comida linda, impecable, atractiva para las cámaras fotográficas o de video. Me destaco por ser una estilista de alimentos que se dedica especialmente a generar climas y transmitir sensaciones placenteras a través de las fotos en un determinado entorno; por ejemplo, una merienda casera en el hogar a la luz de la siesta. 

- Tu nuevo programa de El Gourmet, con los desayunos y meriendas, ¿corre al almuerzo y la cena?

- En realidad la idea es poner celosos a los almuerzos y la cenas pero sin dejarlos de lado, restarles importancia, ni saltearlos. Por el contrario, quisimos incluirlos en los tops del día junto al almuerzo y la cena. Mis momentos de paz son esos, es ahí donde me siento viva, cómoda, donde disfruto muchísimo y les dedico un espacio especial. Mucha gente sale de casa corriendo sin comer y para encarar un día de trabajo intenso se necesita azúcar, fibras, lácteos, a los que no hay que dejarles de prestar atención. Un poco de todo y que sea variado, aunque haya que levantarse más temprano. Yo soy de poner la mesa: el mantel no sólo viste la mesa, sino reúne a la familia. Con la vida apurada que vivimos, ese ratito para sentarse cinco minutos y compartir es súper valioso.

- ¿Qué contiene un desayuno saludable, además de todo lo rico que hay en tus recetas?

- Yo me siento feliz cuando incluyo en un desayuno un rico queso blando, un queso untable, panes de semillas con o sin gluten, algo de cereal, fruta y una infusión; yo soy matera a pleno. Un cafecito a media mañana también.Un menú saludable debe tener mínimo tres colores diferentes: variedad y distintos nutrientes.

- ¿Cómo se los entusiasma a los chicos con la cocina?

- En las familias hoy hay muchas peques de 10 años enloquecidas con la pastelería. No hay que limitarlos. Hay que transmitir eso de probar y experimentar. Una pizca de algo es una pizca distinta para todos. Si uno quiere enseñar de verdad hay que dejarlos hacer un poco de desastre también, que tengan contacto físico con la comida. Y poner los límites, guiarlos con las indicaciones: mesada ordenada, pelo recogido, manos limpias, orden al finalizar, etc., como en todos los órdenes de la vida: dar libertad para que experimenten y puedan volar pero enseñarles lo que está bien y está mal, para que sigan adelante sin cometer tantos errores.

Previo al Día del Niño, Virginia Sar compartió con Estilo tres recetas fáciles, para hacer junto a los chicos. ¡Manos a la obra!

 

Manos a la obra

Budines de limón y frambuesa

 

 

Ingredientes

 255g de harina 0000 
 2 cucharaditas de polvo de hornear 
 1 cucharadita de sal 
 100g de azúcar 
 240cc de leche tibia 
 1/2 taza de miel 
 1 cucharadita de extracto de vainilla 
 Ralladura de 1/2 limón  
 1 huevo 
 80g de manteca fundida 
 Mermelada de frambuesa 

Procedimiento

Precalentar el horno a 180 grados. En un bol mediano tamizar la harina, el polvo de hornear, la sal y el  azúcar. 

En otro recipiente, batir ligeramente el huevo y mezclarlo con la leche, la miel, la manteca, el extracto de vainilla y la ralladura de limón. Incorporar los líquidos a los secos mezclando rápidamente con tenedor, no importa si quedan algunos grumos. 

Enmantecar los moldes para muffins o budines, sin usar pirotines, llenar los hasta la mitad. Llevar a horno durante 15 a 18 minutos o hasta que al introducir un palillo, éste salga seco. Dejar enfriar, desmoldar y rellenar el centro con la mermelada de frambuesa, espolvorear con azúcar impalpable y servir. 

 

Tarta de arándanos o Blueberries pie gluten free  (para que esta receta sea libre de gluten todos los ingredientes deben ser libres de gluten)  

 

 

Ingredientes

 350g de harina premezcla libre de gluten 
 1 cucharada de azúcar rubia 
 1/2 cucharadita de sal 
 180g de manteca fría en cubos 
 1 cucharadita de vinagre blanco 
 1 huevo 
 125ml de agua helada 

Relleno 

 400g de arándanos frescos 
 2 cucharadas de almidón de maíz 
 4 cucharadas de azúcar rubia 
 4 cucharadas de mermelada de arándanos.

Procedimiento

En un bol mediano, mezclar la harina, el azúcar y la sal. Integrar la manteca, desmenuzándola con la yema de los dedos sin tocarla demasiado, hasta que se vea como arena húmeda. Batir el huevo con el agua y el vinagre. Incorporarlo a la mezcla hasta formar un bollo, sin amasar, presionando con las manos hasta lograr que todo quede integrado. Dividir la masa en dos, aplanar, envolver en papel film y dejar descansar en heladera durante 20 minutos.  

Forrar una tartera previamente enmantecada y enharinada. Reservar en heladera y reservar la masa sobrante para cubrir, en este caso con recortes en forma de corazón.

Relleno: en un bol mediano, mezclar todos los ingredientes, reservar una cucharada de arándanos para la base de la tarta.  

Armado: retirar la tartera de la heladera. Untar la base con la cucharada de mermelada que reservamos. Volcar la mezcla de arándanos. Cubrir con la masa restante, estirada y cortada en forma de corazones o como lo deseen. Pincelar con huevo batido, espolvorear con azúcar impalpable y hornear a  temperatura media hasta que se vea dorada y crujiente, unos 25 minutos dependiendo del horno. 

 

Panqueques de chocolate con crema y frutillas

 

 

Ingredientes

 1 huevo 
 125ml de leche 
 1 1/2 cucharada de harina libre de gluten 
 1 1/2 cucharada de almidón de maíz 
 1/2 cucharadita de polvo de hornear 
 1/2 cucharada de cacao de buena calidad 
 1 pizca de sal 
 Manteca para la panquequera

Procedimiento

En un bowl mediano, batir el huevo, agregar la leche y luego los ingredientes secos. Sin dejar de batir, con batidor de alambre, para que no se formen grumos.

Calentar la panquequera o sartén untar o rociar con manteca y una vez tibia colocar la mezcla con ayuda de un cucharón. Una vez que esté cocido un lado, dar vuelta y cocinar del otro.

Retirar y dejar reposar hasta tener toda la mezcla lista.

Acompañar con crema batida con azúcar o miel y frutillas bien maduras. Espolvorear con azúcar impalpable.