• Miércoles, 6 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

Otra vez robaron en el Club de Pesca de Tunuyán

Los delincuentes cavaron zanjas, se llevaron los postes de luz y rompieron alambrados, asientos, elementos de gimnasia y otros bienes.

Gisela Manoni - gmanoni@losandes.com.ar

Aún no explota su potencial turístico. Quizá sea por eso que pocos visitantes conocen los atractivos que ofrece el Club de Pesca de Tunuyán, considerado reserva ecológica departamental por sus casi veinte hectáreas de vegetación y un enorme espejo de agua. 

En los últimos tiempos, las familias tunuyaninas han empezado a volcarse a este espacio público para caminar, hacer deportes o aprender la disciplina en la escuela municipal de kayak. Pese a que el uso comunitario va creciendo, no ha logrado bajar los índices de vandalismo.

El pasado fin de semana, el lugar fue víctima -nuevamente- del accionar de desaprensivos, quienes provocaron numerosos robos y destrozos. Los sujetos -que aún no fueron identificados- forzaron cerraduras, arrancaron cableados, alambrados y se llevaron hasta los postes de la luz. 

“Es muy triste. Este sitio tiene todas las cualidades para convertirse en un atractivo turístico sin igual de Tunuyán y un escenario deportivo, pero no podemos apostar a estos proyectos si no es, antes, un lugar seguro”, comentó Darío Cirrincione, director de Deportes de la comuna. 

Sucede que el Club de Pesca ha sido noticia varias veces en el último tiempo por los asaltos que han sufrido paseantes y deportistas, algunos bastante violentos. Esto obligó a la comuna a reforzar la seguridad en el predio durante el día, pero en la noche “se vuelve tierra de nadie. Ni la Policía quiere entrar”, asegura Omar T., uno de los vecinos de la zona. 

Desde el municipio, reconocen lo difícil de la situación. Cirrincione sostuvo que en el predio viven unos serenos, quienes también sufren asaltos y destrozos.

“Hemos reforzado la presencia de cuidadores -están desde las 7 hasta las 20- y de los preventores municipales. Sin embargo, los daños ocurren de noche”, apuntó y agregó: “No podemos arriesgarnos a que esta gente ingrese con armas y ocurra un mal mayor”.

Este fin de semana, los vándalos actuaron con tiempo y hasta cavaron los pozos para llevarse los postes de la luz. Rompieron alambrados, asientos, elementos del gimnasio al aire libre y robaron herramientas de los cuidadores y lámparas de luz.

“Cortaron cables y hasta zanjearon para arrancarlos, sin medir riesgos”, apuntó. Lo que no pudieron llevarse, aunque forzaron las cerraduras e hicieron boquetes, fueron los kayaks e implementos deportivos que la comuna guarda en el depósito del lugar.

Sucede que en este lago, que se alimenta de las aguas del arroyo Claro, funciona la escuela municipal de Kayak. Profes y alumnos practican allí este deporte tres veces por semana y asisten deportistas de toda la región.

Hace varias décadas, el Club de Pesca era utilizado por las familias de la 'alta sociedad' de Tunuyán, para pescar, practicar deportes o pasar los fines de semana.

Este predio  -que pasó a manos del Estado y en 1999 fue declarado 'reserva ecológica por el Concejo Deliberante- siempre despertó interés e iniciativas por sacarlo del abandono.