• Lunes, 4 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

Nicolás Cabré: “No estoy pendiente del rating”

En la tira “Cuéntame cómo pasó”, que emite la TV Pública de lunes a jueves, encarna a un padre de familia en la convulsionada Argentina de los años 70. También canta y baila en el teatro.

Redacción LA

Nicolás Cabré protagoniza “Cuéntame cómo pasó”, la tira que emite de lunes a jueves a las 22 la TV Pública, y además canta y baila en el musical “Sugar”, la obra que sigue con éxito en la cartelera teatral de la calle Corrientes porteña y donde acompaña a Griselda Sicilia ni y un nutrido elenco.

Ambas implican un verdadero desafío para este actor de 37 años cuya carrera arrancó a los 12 con un papel en la serie televisiva “Son de Diez”, que entre 1992 y 1995 protagonizaron Silvia Montanari y Claudio García Satur.

En “Cuéntame cómo pasó”, versión argentina de la tira española homónima que viene emitiendo TVE desde 2001, Nicolás Cabré es Antonio Martínez, cabeza de una familia integrada por su esposa Mercedes (Malena Solda), sus hijos Inés (Candela Vetrano), Toni (Franco Masini) y Carlitos (Luca Ciatti) y la abuela Herminia (Leonor Manso).

La acción se ambienta en la convulsionada Argentina de los años 70 y va intercalando los hechos históricos más trascendentes del país en la cotidianidad de esta familia y de otros personajes que interpretan Carlos Portaluppi, Carola Reyna, Ludovico Di Santo, Laura Azcurra, Osvaldo Santoro y otros.

Cabré se muestra feliz de participar de esta historia y asegura que “por cualquier otra propuesta no hubiera aceptado hacer teatro y televisión al mismo tiempo”.

Por otra parte, desde su estreno el 21 de agosto, “Cuéntame cómo pasó” ha alcanzado picos de audiencia de casi 3 puntos, lo que para la pantalla estatal es todo un logro.

 

 

-¿Cómo definirías a la tira? ¿Se puede encuadrar en algún género?

-Creo que no. Es un programa nuevo que no se puede comparar a nada de lo que se haya hecho antes en televisión. Si bien es una historia de época, abarca muchas cosas desde lo político, lo social, hasta la música y la tevé de aquella época tienen su lugar. Es una tira que tiene muchos colores e incluso tiene una mirada actual porque el relato en off es el de Carlitos (su hijo menor en la ficción) ya grande y que tiene la voz de Martín Seefeld.

-Se ve que han tenido que echar mano de un gran trabajo de archivo...

-Seguro. Hay muchas imágenes de la época, pero el programa te mete en la historia de otra manera, contándote una historia cotidiana, con la que cualquiera puede llegar a identificarse. Es como una telenovela pero con un contexto histórico real.

-¿Cómo es la trama de la serie?

-Es la historia de una familia donde las situaciones políticas y sociales que se viven hacen que los personajes reaccionen de determinada manera. Lo que tiene de bueno la serie es que no hay una sola visión sobre las cosas, todos los personajes reaccionan y ven la vida cada uno de forma diferente.

-¿Y cuál es el desafío de contar una historia como esta?

-No es fácil. Tanto yo como todo el elenco tuvimos que investigar bastante sobre esa época para descubrir cómo eran las reacciones de la gente. Como actores tenemos que situarnos en ese lugar, no sólo desde el punto de vista político sino de la vida. Hay que hablar y actuar con la cabeza puesta en el setenta y pico y no con la de hoy. Además mi personaje, por ejemplo, ante los mismos hechos no reacciona igual que el de Malena o el de Carlos Santamaría, que hace de mi jefe en la imprenta. Hay un poco de todo, está el militante, el que mira para el costado, el que sostiene la teoría de los dos demonios. Simplemente se muestra todo y el espectador tiene la libertad de sacar sus propias conclusiones.

 

 

-Hasta la forma en la que engañás a tu esposa en la serie se resuelve de manera distinta a como se haría hoy.

-Y sí, el engaño amoroso en un matrimonio hace 40 años era algo totalmente distinto a lo que ocurriría hoy. Incluso la reacción del personaje de Malena, cuando descubre que la engaño, es también muy distinta a cómo sería hoy. En ese sentido las mujeres han avanzando bastante.

-¿Viste alguna vez la serie española?

-Sí, pero es diferente el enfoque. La española se emite un sólo día a la semana y ya llevan ya 18 temporadas ininterrumpidas.

-¿Y la versión argentina cuántas temporadas va a tener?

-Creo que cinco, no sé. Aquí arranca en 1974 y la idea es que termine en 1983, con el regreso de la democracia. No sé si después van a decidir continuarla.

-¿Les importa el rating?

-Nos importa que la gente vea la serie, pero en la televisión estatal se trabaja de manera muy distinta que en un canal privado. No tenemos la presión del rating encima. Son otros ritmos, otros tiempos y otros objetivos. Aquí nos enfocamos en hacer el mejor producto que podemos, el canal siempre prioriza la calidad antes que el rating y eso es lo que me gusta de trabajar acá.

 

 

Más allá de la tele 

Además de los capítulos de “Cuéntame cómo pasó” que se estrenan de lunes a jueves a las 22 por la TV Pública, los interesados también pueden entrar a la plataforma de video on demand del canal para verlos completos cuándo y dónde quieran.

El sitio web de “Cuéntame...” ofrece material audiovisual exclusivo de los personajes, que fue producido por el equipo de durante las grabaciones. 

También, con el lema “Sabemos cómo lo viviríamos hoy, te contamos cómo lo vivieron ellos”, los integrantes de la familia Martínez tienen cada uno su cuenta en distintas redes sociales y desde allí los personajes conversan con el público, narrando en primera persona algunos hechos destacados del tiempo que les tocó vivir, pero como si estuvieran en el presente. Incluso cuentan aspectos de su vida mostrando un costado más íntimo

Y para los que la siguen en la tele, los viernes a las 22 es el turno de “Cuéntame un poco más”, donde Teté Coustarot reúne a un grupo de especialistas para analizar más en profundidad cada uno de los temas que se ven en la serie.

 

Dos Adanes para una Eva

Desde abril pasado, Nicolás Cabré viene protagonizando en un teatro de la porteña calle Corrientes el musical “Sugar”, donde comparte escena con Federico D’Elía y Griselda Siciliani en una comedia brillante que, en 1986, habían hecho Susana Giménez, Ricardo Darín y Arturo Puig.

Adaptación teatral de la película “Una Eva y dos Adanes”, que en 1958 dirigió el gran Billy Wilder con los protagónicos nada menos que de Marilyn Monroe, Jack Lemmon y Tony Curtis, “Sugar” está ahora dirigida por Arturo Puig y producida por Susana Giménez.

Nicolás Cabré y Federico D’Elía encarnan a dos músicos sin trabajo durante la crisis de los años 30 que, al presenciar involuntariamente un crimen mafioso, deben huir y travestirse para trabajar en una orquesta de señoritas.

Cabré asegura no sentirse exigido por su trabajo en este musical y al mismo tiempo grabar los episodios de la serie. “Para mí es un verdadero disfrute -dice- hacer este papel que originalmente hizo Ricardo Darín”.

 

 

-Tuviste que tomar clases de canto y baile...

-Sí, desde mediados del año pasado que venimos ensayando. Yo estaba haciendo temporada en Córdoba con “El quilombero” y empecé tomando clases de baile y canto en esa provincia. En el medio también me tuve que operar la rodilla por una lesión.

-¿Te gusta el musical?

-No especialmente, pero en este caso mi personaje no tiene que bailar y cantar con tanta precisión. Yo no soy bailarín profesional, pero me defiendo.

-¿Y cómo es Susana como productora?

-Para ella es una cuestión casi personal, no faltó un solo día de los ensayos, vivía todo el proceso con mucho placer. Tanto ella como Yankelevich (el otro productor de la obra) no escatimaron en nada. Para ellos la cosa no pasa exclusivamente por el negocio, no se están fijando cuánto ahorran para ganar más. Quieren hacer algo impresionante y que funcione.