Mundo Martes, 21 de marzo de 2017 | Edición impresa

Murió a los 101 años el millonario David Rockefeller

El empresario multimillonario visitó varias veces Argentina. Fue amigo de Alfredo Martínez de Hoz y de Amalita Fortabat.

Por Agencias

David Rockefeller, empresario multimillonario y filántropo que fue el último de su generación en una de las familias más caritativas del país, murió ayer. Tenía 101 años. Rockefeller murió mientras dormía en su casa en Pocantico Hills, Nueva York, de acuerdo con su portavoz, Fraser P. Seitel. 

El millonario visitó en reiteradas ocasiones la Argentina y tuvo varias “amistades”: las más destacadas fueron con la emblemática empresaria, Amalia Lacroze de Fortabat, y con el economista José Alfredo Martínez de Hoz.

La primera vez que pisó el suelo argentino fue en 1945, en compañía de su hermano Nelson. En ese entonces tenía 30 años y su presencia no significaba algo trascendente.

A principios de marzo de 1979, durante la dictadura, retornó a la Argentina ya como titular del Chase Manhattan Bank. Por aquellos días los diarios lo describían como “amigo personal” del entonces ministro de Economía José Martínez de Hoz.

Esa vez vino a analizar la posibilidad de invertir en el país. Rockefeller estuvo apenas 48 horas pero también se reunió con el dictador Jorge Rafael Videla.

En noviembre de 1980 volvió para pasar un fin de semana en las Cataratas del Iguazú, donde se celebró una convención del Chase. Luego lo agasajó Martínez de Hoz en el Yacht Club de San Isidro y volvió a tener un encuentro con Videla. También estuvo con el siguiente hombre fuerte del gobierno militar, Roberto Eduardo Viola.

La siguiente visita ya fue con democracia en la Argentina: cerca de las 10 del 11 de enero de 1986 su avión, procedente de Montevideo, aterrizó en el aeroparque Jorge Newbery.

Se reunió con el Consejo Directivo de la Sociedad de las Américas, que él mismo presidía. Pero antes le hicieron un asado en Olavarría: fue Amalia Lacroze de Fortabat, que en ese momento pertenecía a la rama cultural de esa entidad. Además, tuvo un encuentro con el presidente Raúl Alfonsín, a quien consideró “un amigo”.

En los 90, durante el gobierno de Carlos Saúl Menem, retornó con invitaciones de su amiga Amalita. Y también se registraron repudios por su presencia.

En 2006 Amalita celebró 85 años. Fue su último cumpleaños. El ramo de flores más grande que recibió fue enviado por David Rockefeller.