• Sábado, 11 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Mendoza y sus museos

Las tres grandes salas de exposiciones artísticas, ECA, MMAMM y Fader, están cerradas por daños en sus edificios. Los artistas dicen que esto ha causado un fuerte impacto en el sector y hasta hablan de un “vaciamiento cultural”.

Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Los tres grandes museos de la provincia, el Espacio de Arte Contemporáneo (ECA), el Museo Municipal de Arte Moderno de Mendoza (MMAMM) y el Museo Provincial de Bellas Artes Emiliano Guiñazú - Casa de Fader, están cerrados, todos por problemas edilicios de larga data.

Esto ha provocado el descontento de los artistas y de una parte de la comunidad, quienes han manifestado, sobre todo por redes sociales, su preocupación respecto de la ausencia de espacios formales para poder disfrutar de muestras artísticas internacionales, nacionales y locales, entre otras problemáticas asociadas a la investigación científica y a la circulación de producciones mendocinas. 

El ECA era a principios de año el único de los tres que permanecía abierto, pero el incendio de su cúpula mientras se realizaban tareas de mantenimiento (todavía no aclarado por la Justicia) obligó al cierre del edificio donde funcionara el ex Banco Mendoza, que el año próximo cumplirá 100 años. 

 

 

Respecto del Fader, se encuentra cerrado desde 2014, aunque en 2012 ya sufría cierres de manera intermitente. De todas maneras, distintos funcionarios del área cultural vienen manifestando que el edificio presenta problemas desde hace 25 años, por lo menos. 

La última noticia que se tuvo de este museo fue en febrero, unos días después del incendio del ECA. La réplica de la escultura “Doriforo”, de Policleto, que estaba en uno de los jardines, se desplomó producto de años de filtración de agua entre las grietas que la pieza presentaba.  

Resta decir que el MMAMM, el museo de la plaza Independencia, solo está abierto para la realización de trabajos de conservación y restauración, y para el área de archivo y documentación. Sin embargo,  debió cerrarse al público por problemas de filtración de agua en sus techos. Las muestras artísticas de este lugar se han trasladado provisoriamente a la Nave Cultural, en el Parque Central. 

Artistas preocupados

Para Patricia Favre, licenciada en Historia del Arte y magíster en Arte Latinoamericano, el cierre de estos espacios perjudica bastante porque no sólo se frena la visita de escolares y turistas, sino que también genera problemas en el plano de la investigación académica.

“Nos ha perjudicado mucho a quienes nos dedicamos a esto, porque no podemos consultar los archivos y muchos trabajos se han frenado o hemos tenido que excusarnos de presentar datos por no tener acceso a los archivos”, aseguró.

Laura Valdivieso, artista, investigadora y especialista en gestión cultural, reconoció el impacto negativo que tiene el cierre de los museos: “Antes que nada debo asumir parte de la responsabilidad por lo que sucedió en el Museo de Arte moderno [Valdivieso fue su directora].

Pero pienso que es grave el impacto que tiene en el sector que los museos estén cerrados, ya que los que producen no tienen lugar dónde referenciarse, que los valide, que los confronte”.

Como artista, Valdivieso reconoció que hay mucha bronca en el ambiente, porque no hay una respuesta oficial. “Es todo un sector organizado que está desesperado y que permanentemente hace catarsis colectiva feroz”, describió.

 

 

Vacío cultural

Macarena Espinosa, profesora de Historia del Arte, consideró que la situación implica un gran vaciamiento cultural en la provincia: “Si bien algunos de los museos siguen sosteniendo actividades internas, como el Mmamm, la función de exhibición, circulación y difusión de muestras -tanto temporarias como permanentes- no puede desarrollarse en ninguna de las instituciones”.

Por eso, para ella las consecuencias son innumerables, como la imposibilidad de diálogo entre artistas, entre éstos y el público, entre los mismos con la institución y, sobre todo, negar estos espacios al artista para difundir su obra.

“El artista es un trabajador. De esta manera, artistas locales se han manifestado para revertir esta situación con distintas consignas y estrategias. Por nombrar la última, marcharon en el ‘Contracarrusel’ junto a demás organizaciones sociales para denunciar y exigir que las políticas culturales locales modifiquen sus objetivos, porque claramente aquéllas no incluyen el de re-funcionalizar estos espacios. Y las acciones erradas a nivel cultural, siguen aumentando”, remarcó.

Maximiliano Uceda, director de producción de la Universidad Nacional de las Artes y ex responsable del Espacio Cultural Le Parc durante el gobierno de Francisco Pérez, explicó que la función básica de un museo es ser el lugar donde se organiza el recorte patrimonial de una sociedad.

“Aquí se lo conserva, se lo interpela con la historia y consigo mismo. El problema es que el patrimonio es dinámico y en ese sentido, el artista se convierte en algo latente. Así, no tener museo es perder espacios de anclaje donde se cristalizan procesos históricos y culturales. Un museo es donde la sociedad mira quién es, ayuda a no perder el relato de lo que somos”, destacó.

Uceda criticó que en Mendoza la gestión cultural históricamente no ha tenido registros, lo que entorpece la investigación. “Muchas veces ha sucedido que los artistas se creen fundadores de un movimiento porque hay ausencia de registros. En ese sentido, que no haya museos potencia estas situaciones. Otro elemento importante a tener en cuenta es que un proceso artístico requiere años para desarrollarse y la falta de museos detiene este proceso”, explicó.

Dirigiendo la mirada hacia la educación, Uceda reconoció que la historia del arte mendocino no está incluida en la formación de los niños, eso hace que la vinculación con los museos no exista y por lo tanto, cuando cierran llame poco la atención. 

Para finalizar, dijo que otra de las formas de desvalorizar al arte está relacionada con los artistas formados en la UNCuyo.

“Durante años financiás su formación y después no les brindás un espacio para mostrar a la sociedad su producción. Que quede claro, no es que el artista deja de exponer, porque puede hacerlo en una bodega, en lugares privados, pero dejás de lado el vínculo del Estado con los artistas, lo que perjudica a la comunidad”, cerró. 

 

Los espacios alternativos

El cierre de los grandes museos mendocinos ha provocado que las bodegas y galerías privadas se ofrezcan como lugares alternativos. Valdivieso advirtió sobre este hecho, explicando que una galería es solo un lugar de exposición, en cambio un museo confronta ideas, debates estéticos.

“Se pone la obra en un contexto más complejo”, resaltó. Respecto de las bodegas, aseguró que son espacios descomprometidos, “paredes sin preparar donde nadie te cuenta nada de las obras”. 

Espinosa resaltó los proyectos gestionados por los mismos artistas. Entre éstos Casa Colmena, Imagen Galería, Sur Urbano y La Araña Galponera. Peor advirtió que “no vienen a reemplazar el vaciamiento desde el ámbito cultural estatal”.

 

El ECA Sur cerrará dos semanas por refacciones

El Espacio Contemporáneo de Arte (ECA) Sur, de San Rafael, cerrará durante 2 semanas desde el 19 de marzo para tareas de mantenimiento de la sala. 

Su directora, Lali Tinte, señaló que hay  muchos artistas que han solicitado fechas para exponer sus obras y que se busca que los del norte provincial también lleguen al sur.

Por ahora, el museo abre los lunes, martes, miércoles y viernes de 16 a 21; los jueves de 15 a 20 y los sábados de 9 a 14 y de 16 a 21. “La intención es que podamos abrir todo el día, pero no contamos con personal. Si la empresa de seguridad del ECA en Mendoza puede poner gente en San Rafael, entonces se podría concretar”, manifestó Tinte. 

Pero para poder dar continuidad a las actividades, decidieron cerrar para hacer mantenimiento. De esta manera, desde el 19 de marzo se realizarán tareas de limpieza, renovación de pintura, luces y arreglo de las ventanas y persianas.

“Siempre contamos con ayuda de la comuna, vamos a ver si nos arreglan las persianas que se han ido rompiendo y no se pueden abrir”, cerró Tinte.