Política Jueves, 12 de enero de 2017 | Edición impresa

La guerra entre Blas y Macho sigue sacudiendo a una ATE en crisis

Los protagonistas de esta novela suman munición gruesa a su duro enfrentamiento.

Por Horacio Meilán - hmeilan@losandes.com.ar

Lejos de resolverse, la crisis interna de ATE recrudece. Sobre todo luego de tomar estado público la decisión de la conducción, de dar de baja licencias gremiales de algunos dirigentes, como Raquel Blas.

El día después de esa noticia que publicó Los Andes mostró a los protagonistas de esta novela despotricando entre sí. El escenario fue, principalmente, en medios radiales.

Macho es un dirigente que vive mintiendo”, apuntó Blas en Radio Mitre. 

“La asamblea de delegados votaba una cosa y Blas hacía otra”, replicaba Macho en Red 101, cargando a su antecesora conductas antidemocráticas.

Blas retrucaba cuestionando el “manejo arbitrario” de Macho en las decisiones.

Macho resaltaba los “muchos más de diez años” que Blas lleva cobrando haberes sin trabajar. Hasta se ponía él mismo de ejemplo para destacar que conduce ATE sin gozar de licencia gremial.

Si bien ambos lamentan los hechos, ninguno da el brazo a torcer. Al contrario. La munición gruesa no cesa.

Un video, divulgado por el sector de Blas, recorre las redes sociales mostrando una reunión de comisión directiva, en la que se ven fuertes discusiones por las acreditaciones. En una parte de la filmación, se ve incluso a los propios Macho y Blas forcejeando por el libro deActas. El sector de Blas denuncia “hojas rotas” del libro “donde aparecía el quórum”.

Por su lado, el Consejo Directivo Provincial de ATE emitió un duro documento expresando “amplio repudio y rechazo a las actitudes” de Blas, tildándolas de “antidemocráticas, agresivas y violatorias” de los principios y el estatuto.

Ese mismo Consejo, que el 30 de diciembre sesionó en San Rafael, fue el que decidió dar de baja a las licencias gremiales de Blas, de su hermana Gabriela y de otros dirigentes. 

En contraposición, Blas dice que el organismo que decidió eso no es el adecuado. Asegura que la comisión directiva “ratificó las licencias gremiales”. Emitió una “carta abierta” a los trabajadores de ATE.

Allí califica a Macho de “peón de Cornejo”, por los pactos que hizo con el Gobierno, entre los que resalta el acuerdo salarial del 17%. Aunque también habla de que el gremio “estuvo ausente” en los conflictos de la EPTM y el Zoo. 

Desde el Ejecutivo, quien habló fue el subsecretario de Gestión Pública, Ulpiano Suárez. “Las licencias gremiales con goce de haberes, surgen de acuerdos paritarios, ratificados por decreto”, dijo.

“Hay un cupo para cada sindicato y son las autoridades del gremio las que disponen qué trabajadores gozan de esa licencia. Nosotros somos ajenos a esa decisión interna”, concluyó. 

El conflicto de ATE lleva varios meses. Empezó incluso antes de que se hiciera público. En el medio ha habido acusaciones de “violencia de género laboral” (no acoso sexual, como se escribió erróneamente en una nota anterior); cuestionamiento de influencias partidarias; denuncias penales por malas administraciones. La historia continúa.