Vecinos Martes, 21 de marzo de 2017 | Edición impresa

Junín recicla hasta el 60% del plástico que utiliza

Tiene 70 puntos de recolección de botellas. Acumula 20 toneladas por año. Luego de prensarlas y triturarlas, las transforma en ladrillos.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

Junín tiene una producción diaria de 500 ladrillos que se fabrican en un galpón municipal pero no a partir de arcilla, sino del reciclado de plásticos.

Se trata del último eslabon de una cadena ecológica, que se inicia con la recolección de botellas y que le ha permitido a la comuna reutilizar hasta el 60% de la basura plástica que genera el departamento.

“Hoy fabricamos ladrillos de plástico y si bien lo hacemos a una escala reducida, que es la que nos permiten nuestras instalaciones, estamos contentos porque alcanzamos un doble objetivo: logramos sacar buena parte de las botellas de las calles y de los cauces, para armar ladrillos que responden a los códigos de edificación de la provincia”, explica Daniel Ascurra, a cargo del proyecto Junín Punto Limpio, que arrancó en 2012 y que hoy cuenta con 70 espacios de recolección de plásticos en el departamento.

Hacer ladrillos de plástico no es más económico que moldearlos con arcilla, pero la comuna no busca generar un negocio sino darle utilidad a las veinte toneladas anuales de basura plástica que recolecta: “Esta tarea no es rentable y por eso, solo puede hacerla el estado o alguna empresa que tenga ayuda económica de una fábrica de gaseosas”, dicen en Junín y reconocen que “todavía hay un 40% de plásticos que terminan junto al resto de los residuos domiciliarios, pero de a poco hemos avanzado mucho en la concientización”.

Junín tiene 70 puntos de recolección de botellas y embases plásticos y la participación de las escuelas es fundamental, ya que muchos de esos puntos están en clubes, parques o dependencias municipales, pero principalmente en las escuelas del departamento: con cada nuevo ciclo lectivo, el municipio refuerza la propaganda entre los alumnos: “Hemos armado concursos para premiar al grado que más plástico junta, entre otras estrategias que ayudan a crear conciencia”.

 

 

Cada veinte días, el municipio envía un camión a recorrer el departamento para recoger el plástico, una tarea que insume tres días y luego, ese material termina en un depósito de Los Barriales, donde la comuna tiene su pequeña planta de reciclado. Allí el plástico es compactado hasta un 5% de su volumen, en fardos que hoy acumulan unas diez toneladas.

Luego y de acuerdo a la capacidad de procesamiento de la máquina que compró la comuna en 2015, el plástico es triturado en finas hebras, que son la base en la construcción de los ladrillos: “El procedimiento para hacer ladrillos incluye cemento, arena, agua y un 70% de plástico. Se basa en una técnica aprobada por el Conicet, pero adaptada al clima seco y a la zona sismica de Mendoza”, cuentan en la comuna y aseguran que son ignífugos: “Incluso propagan el calor dos veces más lento”.

La comuna ya construyó una casa con este tipo de ladrillos (ver aparte) y apuesta a recibir apoyo para aumetar su producción: “Este proyecto se financia con recursos muncipales. La movilidad, el galpón, las maquinarias y el personal son municipales. Lo que necesitamos es el respaldo de las empresas o instituciones resposables de la contaminación de los plásticos o que sufren particularmente el problema”, sostiene el intendente Mario Abed:

“Irrigación invierte $80 millones por año en limpiar cauces cuyo principal problema es el plástico, y en Junín hemos logrado reducir en un 85% esa presencia en los canales. Podríamos tener un reconocimiento de Irrigación, una movilidad, una trituradora más grande. Hace poco nos visitó una de las marcas de gaseosas más importantes y les dijimos lo mismo: la felicitación está muy bien, pero ayudennos con recursos paraa seguir con este proyecto, que hoy se mantiene con dinero de la comuna”.

Actualmente, el municipio tiene acopiados unos 11.000 ladrillos plásticos que pretende destinar a obras municipales: la construcción denuevas viviendas sociales, la medianera de alguna escuela, entre otros proyectos.

 

28 botellas por ladrillo

La primera casa construida en Mendoza con ladrillos de plástico está en El Martillo, Medrano, en Junín y forma parte del programa de Vivienda Social de la comuna.

“Cada ladrillo tiene medidas convencionales e insume un promedio de 28 botellas molidas; es totalmente térmico, aislante, no absorbe humedad ni salitre, es acústico e ignífugo”, explican en la comuna y agregan que los 56 metros de la vivienda fueron  construidos con unos 3.500 ladrillos es decir, alrededor de 100.000 botellas de plástico.

La casa es ahora propiedad de Lourdes Elizabeth Vera, que tiene 35 años y dos hijos.