Sup. Economía Domingo, 22 de febrero de 2015 | Edición impresa

Jancis Robinson: “Los vinos argentinos son menos experimentales y diversos que los chilenos”

Afirma que en el país trasandino se está experimentando con nuevos cepajes. Cree que Argentina tiene que desarrollarse más allá del malbec.

Por María Soledad Gonzalez - sgonzalez@losandes.com.ar

Es una de las críticas de vinos más respetadas del mundo del vino. Según referentes, sus opiniones se traducen en ventas, ya que son tenidas en cuenta por los compradores de todo el mundo. 


Jancis Robinson estuvo en Mendoza desde el 8 al 13 de febrero de 2015, degustando vinos para una nueva edición del Argentina Wine Awards, que este año tuvo como lema “The Empowerment of Women in wine”, por lo que sólo degustaron mujeres. 


La especialista aseguró que ha mejorado el estilo de vinos argentinos y ha encontrado algunos cepajes que la han sorprendido. Cree que la etapa de los grandes críticos de vinos que decidían qué se podía tomar y qué no, ya está terminando gracias a la influencia de las redes sociales. 


-¿Cuál es su percepción sobre los vinos argentinos? ¿Han tenido una evolución?


-La mayoría de los vinos que he degustado son tintos y mayormente malbec. Creo que el número de vinos sobre maduros, con exceso de madera y alta graduación alcohólica ha disminuido.

Hay evidencia de que los vinos argentinos hoy son un poco más ligeros y también hay bodegas y productores que están trabajando con experiencias particulares, como vinos de un viñedo o vinos al estilo Borgoña. Eso es muy bueno porque en el pasado la categoría malbec era muy homogénea.


-¿Ha encontrado otras variedades interesantes?


-Sí, siempre he sido una fanática del cabernet sauvignon argentino. La verdad es que estoy intrigada por conocer la razón por la que todo el mundo habla del cabernet franc argentino porque, a decir verdad, los que he probado hasta el momento, que no incluyen los vinos más caros, no me han sorprendido.

Además he probado vinos petit verdot que han sido interesantes, al igual que el tannat. En el caso de los chardonnay van bien pero, por ejemplo, los sauvignon blanc, realmente no creo que sean propicios para el clima de Argentina. Quizás el bonarda, con un poco más de estudio, podría funcionar también. 


-En el mundo los países vitivinícolas están volviendo a trabajar con uvas autóctonas...


-Sí es cierto. Hoy lo que se está buscando es redescubrir las variedades autóctonas de cada país. Por ejemplo, en Chile están trabajando sobre una variedad que solía ser terrible como “País”, que es parecido a la criolla y parece que está funcionando muy bien en diferentes terroirs. En el caso de Argentina, el torrontés encaja en esa descripción de cepaje local y podría ser una opción. 


- Si bien se diversifica, la industria pretende que el portfolio de las exportaciones de las bodegas argentinas se base en malbec. ¿Cree que eso es perjudicial?


- No lo sé. Mientras hayan ventas, la moda por el malbec va a continuar. No conozco las estadísticas sobre las ventas de ese cepaje en Estados Unidos, pero mientras sigan creciendo, presumo que Argentina va a seguir produciendo malbec.


- Las exportaciones a Reino Unido aumentaron 27% en 2014 ¿Cómo ve a nuestros vinos en ese país? 


-La verdad es que el consumidor del Reino Unido no conoce tanto a los vinos argentinos. De hecho, Argentina es el décimo importador de vinos en ese país y los consumidores del Reino Unido por lo general, conocen vinos de otros lugares, a través de los vinos baratos. La verdad es que hay pocos vinos argentinos baratos en el Reino Unido; más bien son todos de precios medios y altos.

Entonces, es más un mercado de nicho que general. Creo que la mayoría de los vinos argentinos se venden en los supermercados y que no han tenido un gran impacto en los vendedores independientes. En Gran Bretaña, el crecimiento está en los vendedores independientes y los supermercados están con algunos problemas. 


-¿Cuáles son los principales errores que encuentra en los vinos argentinos?


-Creo que todavía tienen mucho roble, ya sea chips o barricas. Pero el error más importante está en el uso de botellas muy pesadas. Eso es una gran vergüenza para Argentina como mensaje sobre la importancia de la sustentabilidad del planeta.

Este tipo de botellas, en primer lugar, consumen un montón de recursos naturales para producirlas y, en segundo lugar, también consume muchos recursos naturales para su transporte. En el mercado del Reino Unido, no te suma tener una botella de estas características. Los consumidores son más sofisticados. Si uno mira vinos como Château Lafite, vienen en botellas mucho más livianas.


- ¿Cómo analiza que este año en un concurso como el Argentina Wine Awards sólo hayan degustado mujeres?


- Tiene un tema todos los años, ¿no? Y era el momento de las mujeres y ha sido muy bueno. A las mujeres les está yendo muy bien en el mundo del vino.

Por ejemplo, tienen mejores notas en los exámenes para Master of Wine y en cualquier evaluación que se hace sobre una degustación de vinos, los resultados muestran que las mujeres son más sensibles y consistentes a la hora de degustar. Entonces, ¿por qué no hacer este evento sólo con mujeres?


- Estuvo en Chile, ¿qué diferencias ve entre nuestra industria y la chilena?


- Comparado con la industria chilena del vino, veo a los vinos de Argentina menos diversos y dinámicos y menos experimentales. En Chile todo es explosivo, está toda la industria efervescente, con pequeñas bodegas trabajando en proyectos totalmente diferentes a los de antaño.

 

Perfil

Jancis Robinson. Lleva más de 30 años en la industria del vino y actualmente escribe todos los días para JancisRobinson.com; semanalmente para The Financial Times, y dos veces al mes escribe una columna que se publica en diferentes revistas del mundo. Es editora del libro “Oxford Companion to Wine”.