• Domingo, 27 de marzo de 2016
  • Edición impresa

Inspiración de Mozart

No sólo Don Giovanni se estrenó en Praga, sus habitantes y el contacto con esa sociedad hacían feliz al compositor que nació hace 260 años y es inmortal.

Redacción LA

Bien lo decía Mozart: "¡Mis praguenses me comprenden!" Según señalan esto dijo después del exitoso estreno de su ópera Don Giovanni, el cual se celebró en Praga en el año 1787. El niño prodigio se enamoró de la urbe, quizá porque los habitantes valoraban más su música que las personas de su natal Austria. Por ello regresó  varias veces en su corta vida y recorrió toda la actual República Checa, llevó su música desde Olomouc hasta las aguas termales de Karlovy Vary. Sus pasos pueden seguirse.

Aunque Praga siempre estuvo en su corazón, el principio de su carrera lo llevó a Brno y Olomouc. Huyendo de la epidemia de viruela en Viena llegó a Brno, donde tenía programado un concierto que fue suspendido por la enfermedad. Esto lo llevó a Olomouc sitio en el que permaneció algún tiempo y compuso una de sus sinfonías. Después de un tiempo regresó a Brno, para tocar en el teatro Reduta. Actualmente aún se celebran sus obras en este teatro, apoyados por el Teatro Nacional de Brno, y se dice que es el espacio teatral más antiguo de Europa Central. Un dato curioso, y que bien pinta al genio: el concierto de Mozart en Brno del año 1767, fue ejecutado por el compositor a sus 11años.

Luego, su obra  llegó a Praga antes que él. El éxito de las Bodas de Fígaro fue tan grande, que sorprendió al mismo autor. Según cuentan Wolfgang escribió en una carta a un amigo, que todos hablaban de su composición y que  la gente la cantaba en las calles.Por esta misma razón es que decidió tocar  por primera vez su ópera Don Giovanni en la ciudad de las mil agujas, precisamente en el Teatro de los Estamentos. Los viajeros no deben sorprenderse al arribar en la actualidad al recinto y poder asistir a una función de la obra que se estrenó 229 años atrás, en la puerta una escultura de Don Giovanni, más bien su  capa sin rostro, impacta.

Durante sus visitas a la bella urbe, el músico se encontraba con  amigos, se habla de un romance muy notorio con una cantante y sonoros escándalos, también se acercaba a ver al matrimonio Duskovi que vivía en la villa Bertramka. En una de las visitas con la artista Josefina Dušková llegó al Monasterio de Strahov, donde probablemente  tocó el famoso y antiguo órgano del monasterio. 

La última vez que este genio visitó Praga fue en 1791, unos pocos meses antes de su muerte. Alcanzo todavía a escribir y ensayar la ópera en honor a la coronación del rey Leopoldo II. Con todo eso la emperatriz no hablo sobre la nueva obra,  se cuenta que ya se vislumbraba algún mal de salud  en Mozart al despedirse de la ciudad en esa ocasión, con tan solo 35 años. Después de su muerte el 5 de diciembre del 1791 sus amigos le organizaron una ceremonia en el magnífico templo de San Nicolas. 

Una Tumba familiar en Karlovy Vary

El talento de Wolfgang Amadeus Mozart fue heredado por su sexto hijo, Franz Xaver Wolfgang Mozart, quien no conoció mucho a su padre ya que nació solo unos meses antes de su muerte. Tal como su progenitor empezó a componer desde la infancia, aunque fue un músico reconocido y con éxito nunca pudo igualar a su padre, con quien siempre se le comparaba. Franz Xaver Wolfgang Mozart murió en Karlovy Vary y fue enterrado allí. En su monumento funerario está escrito Wolfgang Amadeus Mozart, porque  así lo llamaba su madre después de la muerte del padre.