Policiales Domingo, 13 de agosto de 2017 | Edición impresa

Hospital condenado por la muerte de un niño al que lo picó una araña

El nene de 8 años fue 4 veces al hospital Scaravelli de Tunuyán y no le detectaron la picadura del arácnido. Luego murió en el Notti. Ocurrió en 2010 y los familiares recibirán más de un millón de pesos.

Por Redacción LA

La impericia de varios médicos que no supieron discernir entre la picadura de una araña y problemas óseos o de articulaciones, provocó que un nene de ocho años falleciera, justamente, por la picadura del arácnido que no alcanzó a ser advertida a tiempo por los profesionales.

Siete años después de aquel hecho, la Justicia Civil de la provincia determinó que el hospital Scaravelli de Tunuyán le tengan que pagar más de un millón de pesos a la familia del chico muerto.

El caso ya había contaba con una condena inicial de 500 mil pesos del Décimo Sexto Juzgado en lo Civil, Comercial y Minas, pero el Gobierno provincial apeló. 

Y el 31 de julio pasado, la Cámara de Apelaciones en lo Civil de Mendoza no sólo ratificó el fallo sino que aumentó a más del doble el resarcimiento para la familia del chico: ahora recibirá un millón sesenta mil pesos.

El caso

El comienzo de esta historia comenzó con el primer día de 2010. Ese día, un chico de 9 años llegó al hospital Scaravelli con sus padres. El niño se quejaba de dolores en su rodilla izquierda y además presentaba fiebre.

El médico de la guardia lo revisó para después darle un analgésico y un antipirético. Para el galeno eso era suficiente y el niño volvió a su casa con sus padres.

A la noche, el menor no mejoraba y todos regresaron al Scaravelli para contarle a los médicos lo que pasaba. A las 8 de la mañana del 2 de enero, otro doctor optó por hacerle una radiografía en la pierna izquierda.

"En ese momento, el nene empezó a vomitar", según relata el diario local “elcucodigital.com.”, medio que siguió de cerca el suceso.

Igual, le indicaron al nene que volviera a su casa y que al día siguiente iba a ser atendido por un traumatólogo. Eso hizo con la familia. El menor, para entonces, ya rengueaba.

Un día más tarde, el niño regresó al Scaravelli para que lo revisaran por tercera vez en tres días ya que cada vez se sentía peor.

En esta oportunidad, el médico que lo atendió les indicó a los padres que en las placas “no se habían encontrado lesiones óseas ni cutáneas”. 

"Se trata de un traumatismo indirecto de rodilla", especuló el doctor y procedió a vendarlo, a colocarle un yeso y a mandarlo una vez más a casa.

Peor

Con el yeso los dolores del chico no cesaron, y sus padres tuvieron que sumar una preocupación más al cuadro: el nene comenzó a orinar de un color extraño. Y no paraba de quejarse por los dolores. A la tarde del 4 de enero, todos volvieron al Scaravelli.

En esa oportunidad, una médica que estaba en la guardia advirtió que el nene padecía un alto grado de deshidratación. Y lo mandó a que le revisara otro traumatólogo (no el que lo había atendido un día atrás).

El especialista le retiró el yeso y los vendajes para luego darse cuenta que la pierna izquierda del nene presentaba un fuerte color morado. Era evidente que las cosas empeoraban con rapidez.

Ese médico, ante el pedido de los padres que veían a su hijo cada vez más débil, le realizó un examen de sangre. El resultado del análisis hizo que el menor fuera enviado de urgencia al hospital Humberto Notti de Mendoza.

Al cabo de unos días, el chico -que nunca se recuperó totalmente- falleció debido a un paro cardiorrespiratorio en el hospital de Guaymallén. En la necropsia realizada en el Cuerpo Médico Forense se determinó que la causa de la muerte fue "picadura de artrópodo infectada en pierna izquierda".

En ese momento, el juez Ricardo Mirábile consideró que en "las pericias producidas los especialistas interpretan y demuestran que no se actuó en el caso tratado bajo las reglas del buen arte de saber y entender". 

En el expediente civil, un perito incluso cuestionó el motivo por el cual le colocaron un yeso al menor si los estudios radiográficos eran concluyentes al descartar alguna lesión ósea, según publicó el portal elcucodigital.com.

La Cámara de Apelaciones, con la firma de los magistrados Alejandro Orbelli y Marina Isuani fue la encargada de volver a condenar al hospital. 

Y de duplicar la suma a pagar.

 

Apoyo

Principios de la mala praxis

En materia de mala praxis médica existen tres principios básicos:

1) La obligación del médico es de medios y no de resultado de manera que la sola presencia del daño no implica sin mas causal de atribución de responsabilidad.

2) Corresponde a quien inculpa al médico probar la negligencia o impericia, sin perjuicio del deber moral e inclusive jurídico del demandado de colaborar en el esclarecimiento de la verdad.

3) La prueba relevante es el dictamen de la pericia médica, en tanto asesora sobre temas que normalmente escapan a la formación del juez.