Guia Deleite Martes, 4 de junio de 2013 | Edición impresa

Guisos suculentos

Ya se aproximan los días de bajas temperaturas y los guisos son el clásico. Acá, tres muy ricos para que sorprendas a tu familia.

“Para el frío no hay como un buen guiso”, asegura el dicho popular. Y no está ni un poquito errado. Es que el guiso es una preparación que sólo puede ser consumida cuando el cuerpo requiere de muchos nutrientes y calorías.

La particularidad de este plato, que tiene según cada país sus características, es que reúne varios ingredientes: verduras, carnes o cereales.

La diferencia entre el guiso y el estofado, por ejemplo, es que el primero se cocina sin tapa; lo que permite reducir e líquido al tiempo que concentra el sabor.

Aquí te aportamos tres ejemplos riquísimos y fáciles para que sorprendas a tu familia con un manjar de temporada.

Guiso de pollo con orejones y grosellas

Ingredientes (4 porciones)

4 muslos de pollo de alrededor de 200 grs. cada uno.
3/4 de cdita. de escamas de chile seco.
3/4 de cdita de comino molido.
1/2 de cdita de semillas de hinojo, ligeramente machacadas.
1 cda. de aceite de oliva virgen.
75 ml. de vino blanco.
80 grs. de orejones.
25 grs. de grosellas.
45 grs. de azúcar blanco.
45 grs. de pasta de tamarindo.
30 ml. de jugo de limón
1 cdita. de hojas de tomillo fresco.
Sal
Pimienta negra.
2 cdas. de picadillo de cilantro y perejil fresco (opcional).

Preparación

Secá bien los muslos de pollo con una hoja de papel de cocina absorbente y colocalos en un bol.

Espolvoreá las escamas de chile, el comino, las semillas de hinojo, media cucharadita de sal y un poco de pimienta negra. Masajeá bien el pollo con las manos para que se mezcle bien con las especias. Cubrilo y dejalo en la heladera durante al menos 2 horas (mejor si lo dejás toda la noche) para que marine bien.

En una sartén con tapa, lo suficientemente grande como para que los cuatro muslos quepan bien, calentá el aceite de oliva a fuego medio y freí los muslos durante aproximadamente 5 minutos, hasta que estén doraditos por fuera.

Retirá los muslos de la sartén y desechá la mayoría de la grasa que hayan desprendido. Añadí 300 ml. de agua, el vino, los orejones, las grosellas, el azúcar, la pasta de tamarindo, el jugo de limón, el tomillo, media cucharadita de sal y un poco de pimienta negra.

Volvé a poner los muslos de pollo en la sartén, cubiertos en tres cuartas partes. Cubrí la sartén con la tapa y herví suavemente durante 20-25 minutos, dando la vuelta a los muslos un par de veces hasta que estén bien guisados.

Retirá los muslos de pollo de la sartén y depositalos en una fuente para servir. Rocialos con la salsa y decorá con el cilantro y el perejil.

Guiso de fideos y verduras

Ingredientes (4 porciones)

300 grs. de fideos espirales.
150 grs. de chauchas.
1 taza de garbanzos cocidos.
2 zanahorias.
1 cebolla pequeña.
1 taza pequeño de tomate triturado.
100 grs. de arvejas.
2 huevos duros.
2 papas pequeñas.
Sal, pimentón y comino.
Caldo de verduras y aceite de oliva.

Preparación

Trozá en taquitos pequeños la cebolla, la zanahoria y reservalas.

Mientras, limpiá y trozá las chauchas y poné a hervir los huevos durante 12 minutos.
Pelá y trozá las papas en cuadraditos muy pequeños, para que al echarlos en el caldo en 15 minutos los tengas listos.

En una cazuela poné 4 cucharadas de aceite y la cebollita hasta pocharla, introducí enseguida la zanahoria para que se dore a la vez.

Una vez dorado, colocá los guisantes y las arvejas hasta que cambien un poco de color. Tras este paso introducí el tomate dejándolo durante unos minutos para que quede un poco frito. Al final colocá el pimentón y el comino.

Llevá a fuego máximo durante 12 minutos, junto con el caldo de verduras para que concentre todo el sabor. Transcurrido este tiempo introducí la papa, el huevo trozado, los garbanzos y 3 minutos después los fideos; para que en total sean 15 minutos.

Guiso de porotos negros

Ingredientes (4 porciones)

1 taza de porotos negros remojados
2 cdas. de aceite de oliva
1 cebolla picada fina
1 pimiento rojo cortado en cuadritos
1/2 paquete de tallarines anchos
1 lata de salsa de tomates.
Merkén, a gusto (opcional)
Sal y pimienta, a gusto

Preparación

Cociná en una cacerola con abundante agua los porotos negros durante 40 minutos aproximadamente, hasta que queden blandos. Una vez listos, reservalos.

Aparte, en una sartén con un toque de aceite de oliva, salteá la cebolla con el pimiento y la carne durante 3 minutos, removiendo de vez en cuando. Agregá la salsa de tomate y añadí 1/2 taza de agua caliente. Condimentá con sal, pimienta y merkén a gusto. Revolvé y cociná durante 2 minutos más. Cociná los tallarines en abundante agua caliente, hasta que queden al dente. Retiralos del agua y escurrilos bien.
 
Juntá todas las preparaciones en la cacerola con los porotos negros y revolvé. Condimentá nuevamente, si es necesario, y serví de inmediato.