Sup. Cultura Domingo, 28 de mayo de 2017 | Edición impresa

Foto 360: Federico Arcidiácono, artista y escultor

Estilo muestra con capturas panorámicas la intimidad de los ámbitos donde los artistas crean. Esta vez, sonríe para la foto el artista, escultor y tallador que con su impronta crea figuras en madera y materiales reciclados. Con su proyecto El Álamo, reúne

Por Lorena Misetich - especial para Estilo

El artista... Nació en Mendoza en 1980. Desde el taller de su padre Cayetano, descubrió la nobleza de la madera para crear. Su familia, lsu paso por Bellas Artes y su incansable espíritu por aprender, fueron la escuela para tallar grandes obras.

Su mirada... Para Arcidiácono no hay madera imposible. Sus obras están en colecciones privadas y espacios públicos, como El Jardinero en la plaza Independencia. Crea figuras de diversos tamaños con materiales reciclados, madera y restaura muebles. 

 

 

Arte urbano... En 2009 creó el Encuentro de Escultores de Madera en Mendoza, con su proyecto El Álamo. Reúne a talladores de la provincia, en áreas urbanas, recuperan la madera de un árbol caído y lo convierten en una escultura. 

Futuro... Fue convocado para el proyecto de intervención urbana con carretelas en Godoy Cruz. Una manera de convertir el pasado y uso de vehículos a tracción animal, en una obra que embellezca la ciudad.

 

 

En miniatura: “Importa la imagen, la idea, no importa el material”, sostiene el escultor. Una serie en miniatura hecha en madera, cubierta por una estructura de vidrio. 


 

Obra acumulada: En su extenso taller hay cientos de piezas, esculturas y muebles de distintas épocas. Aunque disfruta de salir a la calle a tallar, cada día suma algo nuevo en su espacio. 


 

Retazos: Maderas, hierros y todo lo que está a su alcance, reunidos en un coche de juguete. Cuando sufrió un accidente doméstico, imposibilitado de tallar, usó su fuerza creativa para seguir en acción y generar esta obra. 

 

Un batero escondido: La música es otra de las expresiones artísticas que lo atrapan. En su adolescencia formó la banda Vitro y de ese momento conserva su antigua batería. “Es una batería muy antigua que tuve la suerte de no vender”. 

 

La música: Entre el polvo y la madera, el rock nacional e internacional tiene su lugar de privilegio. Para acompañar el trabajo, una buena colección de discos reposa en un mueble, junto a su equipo de música.

 

Todo en una caja: Un cajón de madera aglutina figuras talladas y otros  materiales. “Esta obra es parte de una serie de cajas. Estuve horas debatiendo con mi papá sobre el uso del espacio. Él es mi gran maestro, es la persona con la que puedo hablar más de estética”, dice refiriéndose a Cayetano Arcidiácono. 

 

Caras y caretas: Desde figuras efímeras hasta rostros, todo es posible en su mundo creativo, que tiene un momento de implosión en el calendario. “Estudio los ciclos lunares y me di cuenta de que mis obras más importantes me salen en luna creciente. En cambio, en luna nueva me cuesta muchísimo crear, puedo estar días”. 

 

Corales: “La figura me hizo acordar a los corales y lo relacioné con un derrame de petróleo muy importante en los ‘90. Se mezcla la naturaleza y la industria en esta pieza”.