Policiales Lunes, 10 de julio de 2017 | Edición impresa

Flor Di Marco: piden a la DGE los sumarios de las maestras

El reclamo lo hizo la jueza Virginia Palacios, que aún mantiene abierto el expediente por el crimen de la pequeña de 12 años.

Por Eduardo Luis Ayassa - eayassa@losandes.com.ar

A poco de cumplirse 90 días desde que el nombre de Florencia Di Marco fuera señalado como la menor que apareció muerta en un cauce agua, en San Luis, y cuya desaparición había sido denunciada por su padrastro, muchas fueron las cosas que pasaron íntimamente ligadas a uno de los casos más impactante de las crónicas policiales, sobre un expediente que en poco más de 60 días podría ser clausurado.

Tiempo en que se tomarán algunas otras testimoniales a gente con domicilio en Palmira y que puedan haber tenido algún tipo de relación con la familia de la niña muerta.

Por el momento, Virginia Palacios, titular del Juzgado de Instrucción Penal N° 3 de San Luis, le reclamó a la Dirección General de Escuela (DGE) copia del sumario que se les inició a las docentes de la escuela Ameghino, por el hecho de no seguir lo que el protocolo reclama ante este tipo de casos; por el contrario, las docentes difundieron un audio cuando la noticia del crimen había ganado los medios de todo el país.

Eso ocurrió en junio del año pasado, cuando se enteraron de la situación por boca de Florencia y, en forma extraoficial, le comentaron a Carina Di Marco que su hija "era manoseada" por su padrastro Lucas Gómez. Pero la madre, que en ese momento había pedido el pase para su hija, no solo minimizó la situación, sino que además calificó a su hija de “mentirosa”.

Sonia Mónica Poblete y Adriana Ramírez, directora y maestra del establecimiento ubicado en el barrio Cervantes, en sus declaraciones, ratificaron ante la magistrada los dichos en sus testimonios, por los que están involucradas en la causa.

Desde la DGE, en ese tiempo, se señaló la "presunta responsabilidad de una docente de la escuela", precisamente por el hecho de que la versión de la niña fue comentada con "la persona menos indicada", reconociendo la inexistencia de un acta, por lo que se desprende que no se siguió el protocolo que hubiera permitido la intervención de la Justicia. Y preventivamente, en su momento, a ambas se les inició un sumario interno y fueron separadas de los cargos en ese establecimiento de Palmira.

Ahora la jueza quiere tener en sus manos esos expedientes para darle continuidad a la causa.

La triste historia

Primero se conoció que la niña era mendocina; había nacido un 6 de enero de 2006 en Junín. Casi de inmediato fue detenido Lucas Gómez, situación que, en horas, llevó a la madre de la niña, Carina Di Marco, a recorrer el corto camino entre el Juzgado y la cárcel de mujeres, donde aún permanece a la espera de que la causa sea elevada a juicio.

Un par de semanas después, el caso volvió a ser noticia, cuando se supo que el padrastro se había suicidado en la celda de aislamiento en que se encontraba alojado.

Otras novedades fueron que los hijos de la pareja, incluyendo el bebé nacido cuando Florencia fue asesinada, quedaron en manos de familias sustitutas de San Luis.

Y otra fue la convocatoria que la jueza Palacios hizo de las docentes de la escuela Florentino Ameghino de Palmira, donde concurría la niña antes de que se fuera junto a su familia a la vecina provincia.

Esta semana llegaron al escritorio de la magistrada los resultados de ADN tomados a  Lucas Gómez un par de días antes de que el hombre se colgara. Y el resultado confirmó lo que ya se sospechaba: la nena había sido violada esa madrugada, previo a su muerte, por su padrastro.

El audio que llegó tarde

El audio que rescató personal policial de San Luis, señala: "¡Ay, chicas! Ojalá que no le haya pasado nada, pero el infeliz del padrastro seguro tiene algo que ver, porque cuando nosotros la teníamos, él la acariciaba a la niña y muchas veces nos contó a mí y a María Teresa que él la acariciaba; que se metía en la pieza para ver si ella estaba durmiendo, si estaba tapada".

El audio se conoció a las horas de que Florencia apareciera muerta en la vecina provincia.