Política Domingo, 11 de agosto de 2013 | Edición impresa

Estudio de Panamá, detrás de la compra de "La Rosadita"

Una cadena de empresas fantasma esconde al comprador de la financiera de Elaskar que usaron para sacar dinero del país.

Por CC

El secreto sobre el verdadero comprador de la financiera SGI "La Rosadita" se va develando. Este diario descubrió que detrás de la empresa suiza Helvetic Group y una cadena de empresas fantasma está el estudio jurídico panameño Mossack Fonseca.

Federico Elaskar vendió bajo amenazas "La Rosadita" a Helvetic a mediados de 2011, luego de sacar del país supuestamente unos 50 millones de euros pertenecientes al empresario kirchnerista Lázaro Báez.

Se sabe que uno de los dueños de Helvetic es el enigmático ítalo-argentino Néstor Marcelo Ramos y que la sociedad vehículo de esa empresa suiza fue la norteamericana Eyden Group LLC constituida en Nevada, EEUU. El otro "dueño" es el suizo Claudio Gioavani Fontana. Eyden como empresa fantasma que es no tiene oficinas, ni empleados, sólo existe en los papeles.

Por estas y otras sospechas, el fiscal José Campagnoli pidió la indagatoria de Ramos, de Daniel Pérez Gadín -el contador de Báez y administrador del hotel Alto Calafate de los Kirchner- y otros empresarios sospechados de ser testaferros del verdadero comprador de La Rosadita.

Pero el fiscal, hasta ahora, no sabe que Eyden tiene como representante legal a M.F. Corporate que como lo indican sus siglas pertenece a Mossack Fonseca. Cuando se llamó a su oficina en Panamá para consultarlos al respecto, nadie quiso contestar preguntas sobre esta cadena de empresas fantasma que oculta al verdadero dueño.

La administradora de Eyden es Aldyne Ltd., también constituida en Nevada. Tiene domicilio legal en la suite 13, primer piso, Oliaji Trade Centre, Francis Rachel Street, Victoria Mahe, Seychelles.

Ese mismo domicilio tiene la representante de Mossack Fonseca, Helen Ernesta, en Seychelles.

En su página web, Mossack Fonseca dice que "es una empresa líder en servicios corporativos, fiduciarios y patrimoniales, con 44 oficinas a nivel mundial".

Y recomienda invertir o crear sociedades, entre otros negocios, en Seychelles porque tiene "una ley de sociedades flexible. No existen impuestos sobre transacciones internacionales y bancarias. No existen reglamentos de control de cambio y no existen impuestos sobre ganancias de capital, rentas u otros tipos de impuestos", entre otras ventajas. Es decir, todo un paraíso fiscal para esconder plata negra.

En marzo de este año, la presidenta Cristina Kirchner hizo una escala técnica de dos días en las Seychelles a su regreso de una gira por Vietnam y otros países.

Como seguramente Seychelles nunca levantará el secreto sobre el dueño oculto de Helvetic y estas otras empresas, otra "puerta" para llegar a ese dato es la Justicia suiza.

El jefe de los fiscales de Suiza abrió una investigación sobre Helvetic y Lázaro Báez y su hijo Martín. Pero extrañamente la causa suiza no avanza. Por un lado, los suizos dicen que aún no les llegó un pedido de cooperación de la justicia argentino pero por otro, como hay un ciudadano suizo involucrado, debería haber investigado por su cuenta.