• Martes, 6 de octubre de 2015

Escándalo en la ONU: acusan de corrupción al expresidente de la Asamblea General

John Ashe está acusado de pago de sobornos y conspiración para efectuar transporte de lavado de dinero.

AFP

La fiscalía federal de Nueva York anunció el martes el procesamiento de seis personas, incluyendo al expresidente de la Asamblea General de la ONU John Ashe, por un caso de corrupción y pago de sobornos por más de un millón de dólares en el seno de las Naciones Unidas.


Entre los individuos denunciados se encuentra, además de Ashe (exembajador de Antigua y Barbuda ante la ONU), el vice representante permanente de República Dominicana Francis Lorenzo, según una copia de la denuncia de la fiscalía del distrito sur de Manhattan.


Las seis personas fueron acusadas de cinco cargos, entre ellos conspiración para sobornar a un responsable de la ONU, pago de sobornos y conspiración para efectuar transporte de lavado de dinero, en un periodo que abarca de 2011 hasta diciembre de 2014.


"Este caso involucra a empresarios que pagaban sobornos al acusado John Ashe cuando cumplía como embajador de Antigua y Barbuda ante Naciones Unidas y como presidente de la 68ª Asamblea General de Naciones Unidas", afirma la denuncia de 37 páginas.


Ashe, diplomático de Antigua y Barbuda ante la ONU desde 1999 hasta diciembre de 2014, ejerció la presidencia de la 68ª Asamblea General de la ONU entre septiembre de 2013 y septiembre del año pasado.


Los otros cuatro acusados son el empresario chino del sector inmobiliario en Macao, Ng Lap Sneg, y tres chinos naturalizados estadounidenses con residencia en el país asiático.


"A cambio de los sobornos, Ashe acordó y ejecutó acciones oficiales para empresarios que buscaban beneficios de la ONU y el gobierno de Antigua y Barbuda", indica la denuncia.


De los documentos surge que Ashe aceptó más de 500.000 dólares en sobornos para promocionar dentro de la ONU la necesidad de construir un centro de conferencias de Naciones Unidas en Macao proyectado por empresarios chinos.


También recibió otros 800.000 para apoyar intereses de estas personas ante la ONU y ex responsables del gobierno de Antigua y Barbuda, incluyendo el por entonces primer ministro de ese país, con quien compartió los sobornos.


Las cinco personas que sobornaban a Ashe utilizaban una falsa organización no gubernamental para llevar a cabo sus actividades.
Francis Lorenzo, que era su presidente honorario, percibía un salario de 20.000 dólares mensuales, según la denuncia.


La representación permanente de República Dominicana ante la ONU indicó que Lorenzo continuaba en funciones en la embajada pero que el diplomático no estaba disponible para hablar con la prensa.