• Miércoles, 13 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

En agosto el IPC subió 2% en Mendoza y 1,4% en el país

Según las estadísticas difundidas por el Gobierno, los servicios básicos y los alimentos lideraron el aumento. En lo que va del año los precios acumulan una suba del 17% en la provincia.

Mariano Zalazar - mzalazar@losandes.com.ar

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) de Mendoza aumentó 2% en agosto y acumula un incremento del 17% en lo que va del año. De esa forma, la inflación de la provincia se alejó aún más de la nacional que, según datos del Indec, avanzó 1,4% en agosto y 15,4% en todo 2017.

En lo que respecta estrictamente a Mendoza, la Dirección de Estadísticas e Investigaciones Económicas (DEIE) indicó en su último informe que el rubro con mayor incremento en agosto fue “vivienda y servicios básicos”, con una suba del 3,2% impulsada por la tarifa del gas. 
También fue significativo el aumento de “alimentos y bebidas”, que tuvo una suba del 2,9% y del rubro de “transportes y comunicaciones”, con una variación del 2,7%.

Entre los tres ítems mencionados explicaron casi la totalidad del incremento del 2% del IPC provincial. Los demás rubros tuvieron variaciones menores y uno de ellos tuvo retracción de precios. Se trata de “indumentaria” que, por las liquidaciones de temporada, bajó 3,4%. 

 

La brecha con el país

La diferencia de 0,6 punto porcentual que se registró entre el IPC de Mendoza (2%) y el IPC nacional (1,4%), se reflejó también en los rubros con mayor aumento de precios.

Los “alimentos y bebidas” también fueron protagonistas en el IPC a nivel país, pero la suba registrada fue del 2,1% (0,8 punto menos que en Mendoza).

Lo mismo ocurrió con los gastos de vivienda y servicios básicos que, en el total de Argentina, aumentaron 2,2% (1 punto menos que en la provincia) y transporte, que subió 1,1% (1,6 punto menos que en Mendoza).

Sí fue mayor a nivel país el incremento registrado en el rubro salud, que avanzó un 2,5%, contra 1,6% en Mendoza. 

 

 

Un contexto diferente

Más allá de las diferencias registradas en agosto entre el IPC provincial y el nacional, la brecha que existe en la inflación acumulada de 2017 demuestra que la brecha es una condición que se repite. 

El economista Raúl Mercau explicó que son varias las causas que provocaron esa diferencia. “El IPC nacional es un promedio de todas las provincias y regiones del país. Eso quiere decir que dentro del cálculo se consideran estructuras económicas que son diferentes a las de Mendoza”, comentó.

“En alimentos y bebidas, por ejemplo, se pueden observar precios más bajos en otras provincias. Eso de debe a que los supermercados suelen tener políticas comerciales distintas entre una región y otra de acuerdo al ingreso promedio”, indicó.

Coincidió con esa lectura Daniel Garro, economista y director de Value International Group. “Se observan diferencias grandes entre Mendoza y otras provincias en varios rubros. Además de los alimentos y bebidas, sirven de ejemplo todos los gastos vinculados al turismo, ya que en nuestra provincia esa actividad es muy fuerte en temporada alta y provoca muchos aumentos de precios que no se ven en otros puntos del país”, señaló.

Se mostró de acuerdo Pablo Salvador, economista de Fundación Ideal, quien destacó particularmente la diferencia en el rubro de “vivienda y servicios básicos”. 

“Hay una alta proporción de familias en Mendoza que pagan las tarifas más altas de gas, mientras que en otras provincias el consumo promedio es más bajo. Por eso, aunque las subas de precios en ese rubro sean iguales en todo el país, la incidencia del aumento es mayor en nuestra provincia”, opinó. 

Por otro lado, los economistas destacaron que “la inflación general sigue avanzando por la alta emisión monetaria del Gobierno nacional”, aunque reconocieron que hay una tendencia de desaceleración que ha permitido a los salarios recuperar parte del poder adquisitivo perdido en los últimos años. 

 

El Banco Central mantiene  las tasas 

El Banco Central, que conduce Federico Sturzenegger, decidió mantener su tasa de política monetaria en 26,25%, al tiempo que ratificó la decisión de continuar restringiendo las condiciones de liquidez del mercado a través de operaciones en el mercado secundario de Lebac.

En un comunicado de prensa, el organismo monetario sostuvo que se “considera apropiado mantener su sesgo contractivo y enfocar sus esfuerzos en finalizar el año con una inflación acercándose al 1% mensual, de manera que sea consistente con la meta de 2018 de (finalizar el año dentro de un rango de entre) 10% +- 2%”. Las expectativas de inflación para fin de 2017 se ubican, según algunos sondeos, en torno al 22% anual. CC