• Miércoles, 13 de septiembre de 2017

El monstruo marino que apareció tras el huracán Harvey y desconcierta a todos

La criatura fue fotografiada en una playa de Texas, EEUU, pero nadie sabe a ciencia cierta qué es.

Redacción LA

El huracán Harvey no sólo desplazó a la gente y causó destrozos en Estados Unidos sino que sacó del mar a una extraña y monstruosa criatura que desconcierta a la comunidad científica.

La semana pasada, la fotógrafa Preeti Desai, gerente de redes sociales de la Sociedad Nacional Audobon, publicó en Twitter las imágenes de la criatura que había fotografiado para que alguien ayudara identificarla. El monstruo fue encontrado en una playa de Texas después del paso del huracán Harvey, según publicó el diario Daily Mail.

El animal muerto aparentemente sin ojos tenía una boca de dientes afilados y un cuerpo grande en forma de cilindro.

 

 

"Estábamos en una playa en la ciudad de Texas y vimos esta cosa de lejos así que me acerqué para descubrir qué era. A primera vista me pareció algo del mar profundo”, dijo Desai. "Mi pensamiento inicial fue que podría ser una lamprea de mar, pero cuando llegué cerca me di cuenta de que no había manera de que era lo que era, sobre todo basado en la boca”, agregó.

Así que la fotógrafa de vida silvestre publicó las fotos en Twitter y pidió ayuda a los biólogos. "Este es el tipo de cosa que es perfecta para Twitter - hay tantos científicos e investigadores en la plataforma y están muy dispuestos a saltar y descubrir cosas como esta", dijo la mujer.

 

 

Biólogos que respondieron al post de Desai creyeron que el monstruo marino era algún tipo de anguila, pero tenían dificultades para determinar de qué tipo. La opinión más popular era que el animal era una serpiente-anguila del fangtooth, también conocida como la anguila del guardabosos, que es nativa del golfo de México.

"Difícil de decir (qué es) dada la posición y el nivel de descomposición, pero los dientes y la forma del cuerpo me hacen pensar que se trata de un tipo de anguila", respondió Andrew Thaler, científico marino y conservacionista.

Las anguilas Tusky viven en aguas de unos 30 a 90 metros de profundidad y pasan la mayor parte de su tiempo escondidas, pero ocasionalmente se aventuran en aguas poco profundas.

 


 

Las anguilas Tusky también tienen ojos, pero son pequeñas y podrían haberse descompuesto cuando Desai encontró el cuerpo de la criatura.

El doctor Kenneth Tighe del Museo Nacional Smithsoniano de Historia Natural cree que la criatura muerta es una anguila de colmillo, pero dijo que también podría estar en otra familia de anguilas - el jardín o las conas. Sin embargo, los dientes grandes descartan la mayoría de las especies en esas dos familias.

Más allá de las especulaciones, de momento, el mundo científico no sabe con certeza qué tipo de criatura es la que quedó tendida en las costas de Texas tras el paso de Harvey.