Mundo Miércoles, 20 de septiembre de 2017

El huracán María golpea a Puerto Rico con trombas de agua y vientos de 240 km/h

Ya se produjeron inundaciones y daños, aunque advierten que "lo más fuerte de la tormenta aún está por llegar".

Por AFP

El huracán María tocó tierra este miércoles en Puerto Rico con vientos de 240 km/h y trombas de agua, tras golpear a las Islas Vírgenes estadounidenses y dejar al menos dos muertos en las Antillas francesas.

"Extremadamente peligroso", María ingresó a las 10.15 a este estado asociado a Estados Unidos por Yabucoa, en el sur, como huracán de categoría 4 en la escala de 5 de Saffir-Simpson, de acuerdo al boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Los meteorólogos registraron rachas de 175 km/h en Yabucoa y de 190 km/h en Campamento Santiago, una base en Salinas, al sur de la isla. María "atravesará Puerto Rico a lo largo de la mañana y emergerá por la costa norte en la tarde", añadió el NHC, con sede en Miami.

Luego avanzará hacia el norte rozando la costa de República Dominicana entre la noche del miércoles y el jueves.

 

 

"Lo importante ahora es que la gente sepa que lo más fuerte de la tormenta aún está por llegar. Hay muchas inundaciones y daños en la infraestructura, pero lo único que nos debe importar ahora es que la gente permanezca a salvo", dijo el gobernador, Ricardo Rosselló, al canal CNN.

Añadió que 60% de la isla perdió la electricidad y que las telecomunicaciones están fallando.

Esto ocurre apenas dos semanas después del azote de Irma, que dejó 90% de la isla sin electricidad. Para el martes, unos 50.000 abonados todavía carecían de energía eléctrica.

De 3,5 millones de habitantes, Puerto Rico ya tenía desde el martes habilitados 500 refugios.

"El viento suena como una mujer gritando a todo pulmón", describió el fotógrafo y cazador de tormentas Mike Theiss en Twitter.

"Puerto Rico está siendo duramente golpeado por un nuevo monstruoso huracán", tuiteó el presidente estadounidense Donald Trump.

Tengan cuidado, nuestros corazones están con ustedes -- estaremos para ayudar".

 

 

Rosselló había advertido el martes a los residentes que se prepararan para "la peor" tormenta del último siglo.

"No niego que tengo miedo, porque la primera vez que veo un huracán de tal magnitud", dijo Noemí Avilés Rivera, una maestra de 47 años que pasó por Hugo en 1989 y Georges en 1998.

Desolación en las islas del Caribe

Tras su paso por las Antillas Menores, el huracán dejó dos muertos en la isla Guadalupe y una devastación de la que aún no se tienen detalles en Dominica. En la noche del martes, azotó sobre las Islas Vírgenes estadounidenses antes de seguir su paso a Puerto Rico.

Este archipiélago, que no debe confundirse con las británicas, se componen de tres islas mayores, Santa Cruz, San Juan y Santo Tomás, y una cadena de islotes y cayos.

 

 

Los habitantes de Santa Cruz contaron que habían visto volar árboles arrancados por el viento y que llovía horizontalmente.
"Muy violento e intenso", dijo Coral Megahy, de 31 años, desde la isla de Santa Cruz.

"Hay mucho ruido. Llueve de lado y los árboles se están meciendo. íMaría parece muy enojada!", dijo en las Islas Vírgenes Judi Buckley, una exsenadora de Santa Cruz que actualmente vive en Estados Unidos y que había viajado para ayudar en la recuperación del huracán Irma.

"Pensé que tenía que venir (a Santa Cruz) para dar una mano después del azote de Irma", contó, "y en cambio vine para dar la bienvenida a María".

En Guadalupe murió una persona por la caída de un árbol y otra en la costa.

En tanto, comienzan a emerger reportes de destrucción desde Dominica, que vio todas sus comunicaciones cortadas desde el azote de María con 260 Km/hora la noche del lunes y adonde no pudieron llegar equipos de rescate durante la jornada del martes debido al mal clima.

Un equipo de la agencia de emergencias de desastres del Caribe (CDEMA) viajó la noche del martes para instalar un equipo de comunicaciones en Dominica.

También salieron contingentes desde Barbados para asistir en los esfuerzos de rescate.

El primer ministro Roosevelt Skerrit dijo Facebook el martes que los 73.000 habitantes de Dominica perdieron "todo lo que el dinero puede comprar y reemplazar".

 

 

El viento "arrasó los techos de la vivienda de casi todas las personas con las que hablé o contacté de otra manera", agregó.

Los radioaficionados, sin embargo, están activos proveyendo información.

El operador radioaficionado Julian Antoine, de Ohio, dijo a la Radio Dominica Wice QFM -que comenzó a transmitir desde Texas después de la tormenta- que un usuario de la capital dominiquesa, Roseau, había reportado daños muy graves.

"Hay árboles tirados por todas partes, techos arrancados y otros totalmente destruidos y, entre donde estoy yo y mi iglesia, hay una devastación completa; el techo del centro comunitario salió volando", dijo el radioaficionado de Roseau, que llevaba el nombre de usuario Juliette 73 Yankee Hotel (J73YH).

El primer ministro de Santa Lucía, Lenard Montoute, dijo que además del daño en las carreteras por inundaciones y deslaves, el sector bananero -vital para su economía- sobrevivió lo peor del embate de María, que pasó sobre la isla con intensidad de categoría 2.