Mundo Lunes, 1 de mayo de 2017

Fotogalería: el Día Internacional del Trabajo con manifestaciones alrededor del mundo

Miles trabajadores en las capitales de los principales países reclaman por sus derechos.

Por Agencias

Trabajadores y activistas celebraban hoy el Día Internacional del Trabajo en todo el mundo con marchas y protestas para exigir mejores salarios y condiciones laborales. Algunos países conmemoran el Primero de Mayo con una jornada feriada, aunque otros limitan las actividades, lo que puede originar enfrentamientos. 

La policía de Estambul detuvo a más de 70 personas que intentaron entrar en la icónica plaza Taksim desafiando la prohibición de realizar actos relacionados con el Día Internacional del Trabajo allí. La plaza fue declarada fuera de los límites de las manifestaciones por tercer año consecutivo y la policía bloqueó las entradas, permitiendo solo el acceso a pequeños grupos de sindicalistas para depositar flores en sus monumentos. 

Taksim tiene un valor simbólico para el movimiento obrero turco. En 1977, 34 personas murieron por disparos efectuados contra la multitud desde un edificio cercano durante la celebración del Primero de Mayo. 

Los principales sindicatos acordaron celebrar grandes manifestaciones en los lugares designados por el gobierno en Estambul y Ankara, pero se espera que grupos más pequeños intenten entrar en Taksim. 

En Camboya, policías antimotines observaban con atención mientras más de un millar de empleados del sector textil desafiaban el veto del gobierno manifestándose para entregar una petición a la Asamblea Nacional en Phnom Penh, exigiendo el aumento del salario mínimo y libertad de reunión. 

Los manifestantes, que portaban un mar de carteles, llenaron una calle próxima al complejo del parlamento y avanzaron ruidosamente hasta una barricada y filas de policías armados con bastones, escudos y armas que capaces de disparar gases lacrimógenos. El enfrentamiento, que duró varias horas, se resolvió cuando un representante de la Asamblea salió para aceptar la petición. 

Los trabajadores, pertenecientes a un sindicato de empleados del sector textil, piden el aumento del salario mínimo de 153 a 208 dólares mensuales. La industria de la ropa y el calzado es la principal exportadora del país. 
Tradicionalmente, los principales sindicatos del sector se han aliado con los partidos de la oposición, por lo que suponen una posible amenaza política para Hun Sen, el autoritario líder del país. 

Por su parte, en Grecia varios miles de personas se congregaron en el exterior del Parlamento griego mientras los sindicatos se preparan para afrontar las nuevas medidas de austeridad impuestas por los prestamistas internacionales del país. 

Atenas acoge dos grandes manifestaciones en la jornada feriada, en la que muchos empleados de servicios públicos están en huelga. 

Al tiempo que arrancaban las protestas, funcionarios gubernamentales se prepararon para continuar con las conversaciones en un hotel del centro de Atenas con representantes de los acreedores internacionales, mientras las partes ultiman un acuerdo para mantener los draconianos controles de gasto una vez finalice el programa de rescate. 

Se espera que el diálogo terminara el domingo. Los próximos recortes de gasto incluyen nuevas rebajas en las pensiones y una subida de impuestos, la última en siete años de severa austeridad. 

El principal sindicato del país, GSEE, convocó una huelga general para el 17 mayo en protesta por este último paquete de medidas. 

En Filipinas, activistas de izquierdas y obreros se manifestaron y celebraron ruidosas protestas exigiendo un aumento salarial y el final de los contratos temporales que privan a sus titulares de muchos beneficios sociales. Con un sofocante calor veraniego, la multitud reunida en Manila clamó también en contra de los supuestos asesinatos extrajudiciales de la campaña antidroga del presidente del país, Rodrigo Duterte. 

Los activistas portaron murales con la imagen de Duterte y del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pidiéndole al líder filipino que se aleje del republicano, que lo invitó a visitar Washington. 

En Bangladesh miles de obreros del sector textil marcharon para exigir mejoras salariales y más protecciones laborales. 

Unas 4 millones de personas trabajan en el sector textil de Bangladesh, el segundo más grande del mundo. El sector, que tiene unas 4.000 fábricas, genera unos 25.000 millones de dólares al año en exportaciones, principalmente a Estados Unidos y Europa, pero con frecuencia las condiciones laborales son difíciles. 

Lovely Yesmin, presidenta de uno de los sindicatos del sector, dijo que aumentar los salarios no es suficiente. 

Expresó que debe haber mejores condiciones habitacionales, mejores sistemas de salud, y las fábricas deben proveer educación a los hijos de los trabajadores. 

"Esas son nuestras exigencias para el Primero de Mayo del 2017", indicó.

Por su parte en Moscú, una decena de miles personas participaron en una marcha festiva por la Plaza Roja de Moscú con motivo del Primero de Mayo, organizada por los sindicatos oficialistas con el respaldo de Rusia Unida, el partido del presidente ruso, Vladímir Putin. 

La policía moscovita cifró en torno a 130.000 los participantes en la marcha para celebrar el Día de la Primavera y el Trabajo, que es como oficialmente se denomina la fiesta en Rusia desde 1992. 
"Por una vida, un trabajo y salario dignos", fue lema central elegido por los organizadores de la manifestación, aunque también se observaron pancartas con eslóganes contra el terrorismo.