Jueves, 21 de septiembre de 2017
  • Lunes, 15 de noviembre de 2004
  • Edición impresa

La Lepra jugó su mejor partido y ganó tres puntos de oro

El equipo de Luis Torresi comenzó a recuperar el terreno perdido en los escritorios. Jugó bajo presión, pero se despachó con autoridad a un rival que jugará la Fase campeonato.

Ver galería
imagen
Se terminó el mito de que la gente gana partidos por sí sola. Esos eran otros tiempos (más felices y seguros que estos, por cierto). El ejemplo es la Lepra de estos tiempos: los puntos que los jugadores ganan con esfuerzo y sacrificio dentro de la cancha, se pierden en los escritorios por actitudes absolutamente repudiables de los inadaptados de siempre.

Sucedió en la semana. Independiente sufrió la deducción de 9 puntos por los desmanes que cometieron los violentos en el partido con General Paz Juniors. Ysin embargo, ayer, estos jugadores y este cuerpo técnico (injustamente maltratado) salieron a jugar con Desamparados como si nada hubiese sucedido. El último de la zona B (no por mérito propio, claro) jugó como el primero. Porque Independiente le pasó el trapo a Desamparados. Y tres días después de conocer la sanción más drástica que haya sufrido un equipo mendocino en los últimos años, este grupo de jugadores, le mostró a su propia gente cuál es el camino.

Porque Independiente jamás denotó las urgencias que lo acechan desde el jueves a la noche. Porque salió a jugar como si estuviera clasificado y no acosado por el fantasma de sumar y sumar. Porque fue paciente y sin apuros se terminó devorando a un rival que ostenta sobre el lomo un par de años más de trabajo. Porque las individualidades sacaron a relucir ese plus sagrado que suelen mostrar en los momentos límites. Porque había que ganar para recuperar el terreno que ellos no habían perdido. Yasí fue.

Sólido en defensa, laburador en el medio y contundente adelante. Así fue el equipo de Luis Torresi. Claro, la ecuación es fácil de explicar cuando Bogado está inspirado como ayer y simplifica todo a un toque. También si Guzmán y Malentachi se afirman cada día más en ambos andariveles y si la dupla Paiva-Pérez hace olvidar a Mazzina-Canedo. Y ni hablar si Gómez pivotea y está fino con el último toque y si De la Riba vuelve ratifica su gran año.No hay manera de caer nuevamente por el tobogán cuando todo lo anterior se acompaña con actitud.

Entonces, se terminó el mito de que la presión de la gente puede más. Si ayer el Gargantini estuvo semivacío y nadie dijo nada. Al contrario. El verdadero hincha se fue chocho y aplaundiendo a este grupo de jugadores que comenzó a recuperar lo que le quitaron del bolsillo.Si a la Lepra no le hubieran descontado los 9 puntos por la actitud de los violentos, hoy tendría 13 unidades (2 menos que Desamparados) y nadie hablaría del temido descenso.


“Es muy bueno tener una alegría”

Esteban Pérez Dacuña

Chiquito Torresi estaba grande de alegría con la victoria de su equipo ante Sportivo Desamparados de San Juan.

Después de una semana muy complicada, enfermedad de por medio y la noticia del descuento de los puntos, el DT pudo esbozar una sonrisa en un final de campeonato bastante opaco, a pesar de la victoria, para los del Parque.

“Es muy bueno tener una alegría después de tantas pálidas”, comenzó diciendo Torresi en la puerta del vestuario local del Bautista Gargantini.

“Este triunfo es importantísimo por todo lo que ha pasado. Este ha sido un campeonato muy conflictivo para Independiente, por lo menos esta primera etapa. Ahora tenemos que ver como encaramos lo que viene. Creo que terminándola bien la podés empezar mejor, eso es lo importante”, expreso el entrenador de la Lepra.

Con respecto al partido, el adiestrado dijo que : “ Si hoy hicimos un buen trabajo de contención y de despliegue con la pelota, más allá del desempeño físico que hizo todo el equipo que para mi fue fenomenal. Hoy los chicos se entregaron a pleno y tuvimos todo el orden que se tiene que tener en un partido. Conseguimos un control en todos los sectores.

Tratamos de hacer lo mejor y sacar el equipo adelante, más allá de los hechos externos. Ahora sólo hay que pensar en sumar de a tres, de cara al futuro y pensando en sumar para no tener que sufrir con el descenso”.

Torresi también hizo referencia a la posible llegada de Pablo Comelles para hacerse cargo del plantel de Independiente Rivadavia. “Hay que ver como sigue esto. Los gerenciadores me habían hecho llegar sus intenciones de que formara parte del cuerpo técnico de Pablo (Comelles). Pero por supuesto que primero tenemos que dialogar con Comelles, si se va a hacer cargo, y ver cual es su proyecto de trabajo y si estamos incluidos en el”, finalizó.

Andrés Bogado: “Nos vamos con bronca”

La figura de la cancha en la victoria leprosa, Andrés Bogado, expreso que: “Es un triunfo muy importante por la situación que tuvimos que afrontar con el descuento de los puntos. El equipo hizo un gran partido ante un rival que ya está clasificado para la siguiente fase. Aunque nos vamos con un poco de bronca porque, lamentablemente, ya no tenemos ninguna chance para clasificar”.

Con respecto a su futuro en la Lepra, el hábil jugador, puso énfasis en el trabajo para sacar adelante la difícil situación con la que tendrá que luchar el equipo en el Clausura. “Ahora hay que seguir trabajando, tranquilos, y pensar que el campeonato que viene tenemos que hacer un muy buen papel; primero para clasificar y después para no tener que estar pensando en el descenso”, concluyó.


Una treintena de detenidos

Antes del inicio del encuentro entre Independiente y Desamparado, los efectivos policiales detuvieron a una treintena de simpatizantes de ambos equipos por agresiones y amenazas en los ingresos al estadio. Así lo informaron los encargados de la seguridad en el estadio Bautista Gargantini.

El operativo de seguridad estuvo cargo del subcomisario Dos Santos y supervisado por el comisario Mazzola.

Así mismo, desde la Comisión Directiva aseguraron que la totalidad de los hinchas que alentaron a la Lepra abonaron su entrada para presenciar el espectáculo deportivo.

La “ñata”

contra el alambrado

Sobre el alambrado que delimita las instalaciones del estadio Juan Bautista Gargantini con el Parque General San Martín, se pudo apreciar un nutrido grupo de hinchas de la Lepra que siguieron las alternativas del partido apostados en esa posición.

Las nuevas directivas sobre el ingreso de personas a la cancha hicieron que muchos simpatizantes azules tuvieran que seguir a su equipo desde otra ubicación que no es la habitual, sobre la popular Sur.

Los Viboras

llegaron sobre el final

Sobre el final del partido, un nutrido grupo de hinchas visitantes ingresó a la popular Este e inmediatamente se avalanzó sobre los portones de contención, que no resitieron la embestida. Aunque, luego, se encontraron con un cordón policial fuertemente armado que evitó un posible enfrentamiento con la parcialidad local.