• Domingo, 13 de agosto de 2017
  • Edición impresa

Con pronóstico reservado, primer test para Macri

Cambiemos puede sumar más votos en el país que el resto de las fuerzas, pero los ojos están puestos en la competencia con Cristina en la provincia de Buenos Aires.

Juan José Domínguez - Corresponsalía Buenos Aires

Mauricio Macri necesita demostrar que puede vencer a Cristina Fernández o, al menos, que estas elecciones primarias no serán un trampolín para su regreso a la Casa Rosada en 2019.

Éste es el principal desafío que enfrenta el Presidente de la Nación en su primer test electoral desde que se sentó en el sillón de Bernardino Rivadavia, el 10 de diciembre de 2015.

Si Cambiemos obtiene esta tarde un resultado favorable en el territorio bonaerense, ensancharía su capacidad de gobernar el país y lograría una prueba de fortaleza clave para atraer inversiones. El capital busca certezas y no se mete en terrenos inestables.

Pero ese objetivo de Cambiemos no es nada fácil de cumplir: la mayoría de las encuestas dan ganadora a la ex presidenta en la provincia de Buenos Aires, que concentra el 36% del electorado del país.

En algunos casos, Cristina Fernández aparece liderando la intención de voto con ventaja de 5 puntos sobre el primer precandidato del oficialismo, el macrista Esteban Bullrich.

El Gobierno confía en revertir ese posible resultado. Si no es esta tarde, será en la elección general del domingo 22 de octubre. Y si en ambas contiendas la victoria de Cristina fuera inevitable, bregará para que el margen de votos que le saque a Bullrich no sea demasiado grande.

Carta fuerte

Frente a la debilidad electoral del ex ministro de Educación de la Nación y de la primera candidata a diputada nacional, Graciela Ocaña, el Gobierno decidió poner al frente de la campaña a la dirigente con mayor imagen positiva de todo Cambiemos, la gobernadora María Eugenia Vidal.

La mandataria bonaerense se metió de lleno en la campaña pero tarde, recién hace 10 días, después de que los asesores de Macri advirtieran que Bullrich y la “Hormiguita” Ocaña no podían por sí solos y que tampoco bastaba con el sello Cambiemos para ganarle a Cristina.

Sea cual fuere el resultado para el oficialismo, Vidal seguirá siendo hasta octubre el macho de espadas del Gobierno para ganar más votos y achicar el margen.

Por todo eso, el Gobierno maneja un pronóstico reservado para hoy. “Muchachos, ojalá tengan razón ustedes y no las encuestas”, confesó el Presidente a sus candidatos hace 10 días, en un almuerzo.

En el macrismo, los más optimistas dicen que Bullrich está un punto abajo de Cristina. Ni siquiera se animan a hablar de empate técnico.

Fuentes de la Casa Rosada señalan que, a diferencia de cuando Macri era jefe de Gobierno porteño, en esta ocasión el Pro no difundió sus propias encuestas -que suelen no fallar- porque en todas aparecen perdiendo en el territorio bonaerense.

Esas encuestas sólo las conoce el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y un reducido grupo de colaboradores suyos. El misterio se develará esta noche.

Aunque la elección está planteada como un enfrentamiento polarizado entre “el pasado”, que es Cristina, y “el futuro”, que es Cambiemos, el oficialismo tampoco pierde de vista al tercer candidato a senador con chances de resultar elegido: el líder de la alianza 1País, Sergio Massa.

El ex intendente de Tigre, ex director de la Anses y ex jefe de Gabinete del kirchnerismo cosechó en 2015, como candidato a presidente, 2,1 millones de votos en la provincia de Buenos Aires y se ubicó tercero, con el 22,43%. Sus rivales eran Macri y el kirchnerista Daniel Scioli.

Ahora, como candidato a senador, Massa se ubica tercero en las encuestas, pero algunas lo dan peleando el segundo lugar a Bullrich.

Estrategia discursiva

Si pierde contra Cristina, Cambiemos apuntará a restar importancia a la elección bonaerense y apoyarse en el resultado nacional. Sumando todos los distritos calculan una victoria por amplio margen de la alianza de gobierno.

Esperan que Elisa Carrió arrase en la Capital Federal y obtener victorias en otros siete distritos: Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, Mendoza, la kirchnerista Santa Cruz y Santa Fe.

La Capital Federal, Córdoba, Santa Fe y Mendoza son los distritos con mayor cantidad de electores, después de la provincia de Buenos Aires.

En cambio, el Gobierno espera derrotas seguras en 11 provincias: Chubut, Catamarca, Chaco, La Rioja, Formosa, La Pampa, Misiones, Río Negro, San Juan, Santiago del Estero y Tucumán.

Con pronóstico reservado, además de la provincia de Buenos Aires, figuran otras cuatro provincias: Neuquén, Salta, San Luis y Tierra del Fuego.

 

Muchos famosos se sumaron a las listas

La alianza oficialista Cambiemos cuenta con la mayor cantidad de famosos en sus filas. El periodista, conductor y director de Radio Provincia, Franco Bagnato, encabeza la lista de precandidatos a senadores bonaerense por la quinta sección.

Para diputados provinciales propone, entre otros, a Carolina Píparo, víctima de una salidera bancaria en 2010; a Carolina Barros Schelotto, hermana de los mellizos Guillermo y Gustavo, y el abogado y columnista del programa radial de Alfredo Leuco, Fabio Quetglas.

El actor Segundo Cernadas también se postulará por el oficialismo como concejal en Tigre.

Una de las mediáticas que incursionará en el ámbito de la política es la panelista rosarina Amalia Granata, quien buscará una banca como diputada nacional por el “Partido Popular”. 

A la nómina de periodistas que competirán en las PASO se suman Gisela Marziotta como precandidata a legisladora porteña por Unidad Ciudadana, al igual que su colega Débora Pérez Volpin, que representará en la Ciudad al espacio de Martín Lousteau, Evolución Ciudadana.

Por la Ciudad también se presentará como precandidata a legisladora Miriam Quiroga, la ex secretaria de Néstor Kirchner que en 2013 denunció que en Casa Rosada se llenaban bolsos con dinero con destino a Santa Cruz. Forma parte del Partido Renovador Federal, que además lleva en su lista al ex futbolista José Sanfilippo.

La modelo y ex panelista de programas como Duro de domar y Bendita TV, Josefina Pouso, que fue madre el viernes, integra la lista de senadores nacionales del Frente Creo que encabeza Fernando “Pino” Solanas.

 

 

Prometen difundir  datos desde las 21

El secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez, explicó que “más allá de quién gane, a las 21 vamos a comenzar a difundir los resultados en la medida que vayan llegando”. 

En declaraciones a radio Delta, Pérez señaló que el Gobierno prevé una “jornada normal” en las elecciones de mañana y afirmó que, pasados los comicios, las fuerzas políticas deben discutir una reforma electoral que incluya si continúan o no las PASO. 

“Estamos previendo una jornada normal en estas elecciones. Hemos trabajado para eso, para dar mucha confianza a la ciudadanía en que va a ser un proceso electoral transparente y confiable”, destacó el funcionario.

 

Control en las fronteras por el voto clientelar

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, indicó que el Gobierno “reforzó” la seguridad en las fronteras para las PASO, al advertir que no se permitirá ingresar a “nadie” para evitar un “mecanismo que tiene que ver más con el clientelismo que con el voto real”.

“Desde el jueves hemos reforzado los operativos de seguridad en las fronteras y trabajamos con la Cámara Nacional Electoral, para que las personas que no viven en Argentina, siendo argentinos, no vengan a votar”, precisó. Al respecto, consignó que “la persona que vive fuera del país tiene que votar en un consulado, no puede cruzar”.

Estos operativos son sobre todo en el Litoral y Formosa donde, según denuncias, están incluidos en el padrón muchos paraguayos.