• Lunes, 11 de septiembre de 2017

Cómo colocar guardas decorativas en tus paredes

Descubrí tips y pasos muy sencillos para dotar de personalidad a tus paredes, colocándoles guardas decorativas.

Redacción CH

Las guardas decorativas son una útil y práctica alternativa que sirve para dar vida a una habitación. Permiten alegrar las paredes y se las puede usar tanto en las pintadas como en aquellas que ya están empapeladas previamente.

Cómo incorporar guardas a las paredes de tu casa

En los comercios deco podés encontrar guardas de diferentes motivos, colores, materiales y estilos como así también las podés realizar con tus manos si tenés habilidad para la pintura.

Son un recurso ideal para decorar las habitaciones de los niños porque se las puede conseguir con dibujos  infantiles y en colores llamativos como también en tonalidades pasteles para los más pequeños.

Las guardas se colocan de forma horizontal sobre la pared, en medio de la misma o bien en los extremos tanto a la altura del zócalo como cerca del techo de la habitación.

Dentro de todos los tipos de guardas que hay, las de papel son las más usadas por su practicidad, para colocarlas tenés que seguir estos pasos:

Materiales:

Guarda de papel. Adhesivo para guardas. Brocha. Espátula plástica. Esponja. Centímetro. Lápiz

Procedimiento:

1. Medir la altura que hay desde el piso hasta donde se desea colocar la guarda y marcar esta distancia con un lápiz o una tiza. Procurar definir esta línea de forma bien pareja y derecha para que el resultado sea el esperado.

2. Seguidamente cortar el largo de la guarda que se necesita para empapelar esa pared e ir colocándola en tramos no muy largos para que quede bien prolijita, tener en cuenta calcular unos 5 cm de margen, por lo que no se debe cortar la guarda muy justa.

3. Una vez que se haya hecho esto, pasar el pegamento por la pared usando la brocha. Comenzar siempre desde el centro hacia los costados procurando que los bordes de la guarda queden con una cantidad suficiente de pegamento.

4. Comenzar a pegar la guarda con cuidado y una vez que esté toda adherida pasar la espátula desde el centro al extremo para quitar burbujas de aire y excedentes de pegamento. Una vez que se haya concluido con el primer tramo de la guarda, cortar las demás y repetir los pasos anteriores con cada una.

5. Cuando se haya terminado de colocar todas las guardas, pasar la esponja húmeda por toda la superficie para retirar todo resto de pegamento que podría haber quedado.