• Lunes, 8 de agosto de 2016
  • Edición impresa

Ciclistas brindaron sugerencias para las próximas ciclovías

Como usuarios de la bici para movilizarse señalaron algunas falencias de las existentes que podrían mejorarse para los futuros proyectos en el área metropolitana.

Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Los anuncios de que tanto el municipio de Capital como el de Godoy Cruz sumarán nuevas ciclovías, y en particular el de que se sacará la senda para bicicletas en la parte central de calle Juan B. Justo, generaron diferentes reacciones.

También, hicieron que los ciclistas ofrecieran sus aportes sobre el modo de hacer que estas calzadas exclusivas para bicicletas sean más utilizadas. 

Jorge Ricardo Ponte, quien además de arquitecto y patrimonialista se desplaza en bicicleta, señaló que Mendoza es una ciudad con marcadas pendientes, por lo que los ciclistas en general no toman una arteria por varias cuadras, sino que es más común que vayan haciendo un par de subida y otro par de bajada, a modo de zig zag.

Esto es algo que la mayoría de las ciclovías, en particular las que tienen dirección este-oeste, no contemplan.

Sobre el traslado de la bicisenda de Juan B. Justo, planteó que Avellaneda es una calle muy transitada porque conecta la UNCuyo con Gutiérrez y Lavalle.

Una opción sería, opinó, llevar la traza -hoy tiene un ancho total de 2,68 metros- a la vereda sur de Juan B. Justo, que tiene un ancho de 6,40 metros, o a la sur también de calle Roque Sáenz Peña, donde alcanza los 6,30 metros. 

Ponte consideró que la problemática de la falta de estacionamiento para bicis se podría resolver de un modo similar al medido para los autos. Esto es, con bicicleteros custodiados por guardianes, a quienes se les pagara un monto estipulado por cuidar el rodado. 

Exequiel Yáñez, integrante del Club Retro Aurorita, explicó que tanto él como su novia se movilizan en este tipo de bicicletas y que normalmente no usan ciclovías porque están fuera de sus recorridos habituales. Por eso, recurren al manejo defensivo e ir pensando en la maniobra que pueden llegar a hacer los otros conductores. 

En cuanto a la construcción de nuevas sendas, Exequiel consideró que se deberían elegir lugares que sean seguros, ya que de otra manera se realiza una inversión importante y luego no se utiliza por temor a los robos.

Este es el caso, planteó, de la que va por calle Mariano Moreno, a un costado del zanjón Frías, que de noche se vuelve una zona muy poco transitada y por eso riesgosa.

Edgardo Galeano  aportó que, para delimitar los carriles exclusivos para bicicletas se podrían utilizar -como se hace en Barcelona, España- neumáticos viejos, que rechazan al vehículo pero son flexibles. Y Marcelo Becerra sugirió que sería bueno que se uniera la ciclovía de Godoy Cruz con el microcentro y con Las Heras.

El proyecto de mudar la bicisenda de calle Juan B. Justo a Avellaneda ha sido cuestionada por más de un ciclista, ya que son varios los que coinciden en que ésta es una arteria muy transitada y angosta, por lo que, con la ciclovía y el estacionamiento vehicular, quedaría sólo un carril disponible para autos. 

Desde ProBici (Programa de incentivo a la bicicleta como medio de transporte sustentable), Lucas Burgos insistió en que no debería sacarse de la parte central de Juan B. Justo, porque hubo consenso en su construcción en ese sitio.

Pero además, indicó que en Ciudad, los circuitos para bicicletas suelen estar en arterias oscuras y poco transitadas, que no ofrecen un atractivo para los turistas. Señaló que la bicicleta es un vehículo muy elegido por los visitantes para recorrer la Ciudad. 

Burgos comentó que se enteraron de que la encuesta que Capital realizó hace un par de meses para conocer la opinión de usuarios y habitantes de la zona no fue favorable al traslado de la de Juan B. Justo (como manifestó el intendente Rodolfo Suárez).

Alguien que participó en la realización del sondeo coincidió en que la mayoría se mostró reacia a que se sacara, aun los que no la utilizan. Pero aclaró que era necesario arreglarla cada vez más seguido, porque micros y autos rompían los cordones.