• Martes, 22 de agosto de 2017
  • Edición impresa

Chus Cano te enseña a transformar tu casa en un lugar nuevo

La famosa diseñadora española, especialista en renovar y reparar antigüedades, recicla también muebles e incluso los diseña a medida. Una mujer polifacética y casi renacentista, que dialogó con Estilo acerca de los secretos y tips que conlleva su trabajo.

Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

La restauradora española Chus Cano es una ferviente profesional que cree en el valor de los objetos antiguos. Es por eso que en cada trabajo que realiza, además de generar piezas inigualables y que marcan tendencia para decorar casas, es una fiel creyente de que "no se necesita de una millonada para tener cosas lindas, y poder hacerlas nosotros mismos".

La profesional tiene también una faceta televisiva con el programa“Reciclarte” emitido  por Más Chic, en donde cuenta todo lo que hace en su blog “El sabor de lo antiguo” .Vende sus diseños en El Antiguo Bazar.

Con 20 años en el rubro y haciendo de lo increíble, creíble, Cano es una de las personalidades más reconocidas en su país natal por ser la "reina" de las manualidades, además de ser escritora de libros en su materia. 

 “Desde muy chica he sentido mucha curiosidad por el mundo de la decoración, pero cuando eres joven hay veces que no eliges bien tu camino y empecé a estudiar otra carrera. Al cabo de los años cuando ya estaba trabajando fue cuando me decidí a llevar a cabo una de las cosas que más me gustaban, y comencé a ir a una escuela nocturna al salir de trabajar. En ese momento estudié un año de pintura decorativa, pero en la misma escuela daban cursos de restauración. Cuando vi aquellas piezas (que en muchos casos llegaban en estados lamentables), cómo recuperaban su esplendor, fue cuando me decidí a estudiar 4 años más de restauración de antigüedades”, cuenta Chus Cano a Estilo.

 

 

-¿Todo puede restaurarse o reciclarse?

-Para mi sí, pero no todo el mundo tiene la misma visión de las cosas. En muchos casos las piezas no se restauran o se reciclan por el valor económico que puedan tener, si no por el valor sentimental que poseen para cada uno de nosotros, por eso digo que no todos vemos las piezas con los mismos ojos.

Incluso hay una técnica japonesa llamada Kintsugi, que consiste en restaurar la porcelana con una resina mezclada con oro, de forma que se puedan ver las  grietas que forman parte de la belleza de la pieza restaurada.

-¿Qué aspectos se tienen en cuenta a la hora de restaurar algo?

-A la hora de restaurar tenemos que respetar la pieza, es decir, hacemos un estudio de la época en la que se construyó y con qué materiales o técnicas se trabajaban y tratamos de arreglarla, si es posible, con el mismo tipo de material y usando las mismas técnicas.

La restauración consistiría en reparar la pieza para dejarla lo más parecida a cuando se construyó.

Si hablamos de piezas de época, catalogadas y de un  valor elevado, existe un Decálogo de restauración donde se dan los criterios de intervención a seguir en cada caso. Los mismos son dictados por los institutos de patrimonio cultural de los países.

En estos momentos los criterios son de conservación de las piezas más que de ningún tipo de intervención. Por lo tanto nunca jamás deberíamos de cambiar nada de un mueble de época.

-¿Y en el caso del reciclado?

Otra cosa es reciclar, en este caso podemos utilizar piezas que incluso no tienen ningún tipo de catalogación ni de estilo, o que ni siquiera pueden poseen un valor económico, dado que no llegan a tener la antigüedad necesaria. En nuestras manos, y dándoles una vuelta de diferentes maneras pueden recuperarse para un uso diferente al que fueron creados.

Es lo que para llamaría mirar con otros ojos, piezas que en algunos casos, incluso hubieran terminado en la basura…Los restauradores somos capaces de darles un nuevo uso, una nueva vida.

-¿Por qué muebles o trabajos suelen consultarte más las personas?

Los últimos años, no sé si debido a la crisis económica, la gente se interesa en cómo poder cambiar el aspecto de los muebles que ya tienen en su casa, algo que es normal porque con el paso de los años van quedando un poco anticuados, y de vez en cuando es bueno que demos un aire nuevo a nuestra decoración.

Pero también me encuentro gente con piezas heredadas, o bien que quieren conservarlas y no desean que se modifique su aspecto por el cariño que les tienen, o bien porque justo por ese mismo valor sentimental, no quieren desprenderse de ellas.

Además quizá, esos objetos tienen un estilo que no encaja en la decoración de la casa, y lo que buscan es cómo brindarles a esas piezas heredadas otro aspecto más actual, para que se integren en la decoración de su hogar.

-¿Podrías brindar  tips sobre qué tiene que tener un mueble para ser restaurado?

Dependiendo del mueble nos deberemos de fijar en distintas cosas, pero hay algunos tips comunes, por ejemplo, siempre mirar las juntas por donde vayan encolados o ensamblados los muebles, por si están abiertas o tienen holgura, eso significará que necesita ser encolado.

En los muebles que tengan cajones nos deberemos de fijar en que las guías interiores no estén partidas, o que  los fondos de los cajones que no estén rotos.

En las mesas, es importante que las patas que no tengan roturas, al igual que en las sillas, ya que  dependiendo de cómo sean, pueden ser más o menos complicadas de restaurar. También en las sillas nos fijamos en el tapizado, si es con muelles para ver en qué estado se encuentra.

Otro punto es fijarse si el mueble tiene polillas, o pequeños insectos a los que les gusta la madera.

Creo que siempre podemos encontrar una solución, pero las estructuras de los muebles es uno de los aspectos más importantes en las que nos tenemos que fijar.

-¿Cuáles son las últimas tendencias en decoración de interiores?

-No soy una persona que esté muy al tanto de las tendencias, me gusta siempre ver que es lo que se está haciendo nuevo y por donde puede ir el mercado, pero yo creo que estamos en un momento en el que se lleva casi todo.

Por un lado nos encontramos estilos muy sencillos nórdicos de líneas muy rectas y limpias, y elementos naturales, colores claros y pocos muebles.

Por el otro, vemos que tenemos ambientes con un punto barroco, en el que priman los espejos dorados o piezas que puedan tener relevancia. Lo mismo con los tapizados con terciopelos, o paredes en colores oscuros que además den importancia a estas piezas.

También nos encontramos que el blanco va desapareciendo para dar paso al color, estampados coloridos y paredes que vuelven a tener papeles pintados de dibujos y colores. Se suman materiales como el mimbre o el yute, al igual que las maderas.

Desde mi  mirada, más allá de la tendencia, cada casa debe de tener el alma de quien vive en ella, pasamos poco tiempo en nuestros hogares debido al trabajo y la cantidad de ocupaciones, y cuando entramos en él, debe ser nuestro nido, donde recargamos las pilas para seguir en el mundo exterior. 

 

 

-Vos  sostenés que no se necesita de una millonada para tener cosas lindas, que podemos  realizarlas nosotros mismos ¿Qué consejos le brindarías a quien quiere iniciarse en el proceso de restauración y reciclaje?

-Lo más importante es que se atrevan, es decir, que si quieren hacerlo ellos mismos que no tengan miedo, ya que todos podemos hacer cosas preciosas. Hay que confiar y pedir ayuda para aprender si se necesita, y para trabajos un poquito más complicados acudir a profesionales que tengan las herramientas y el oficio necesario.

Aconsejo ir poco a poco, que la casa nos vaya pidiendo qué necesita o nosotros mismos podamos ir viendo que nos gustaría tener cerca.

-¿Qué objetos reciclás?

- Casi todo, es un problema (ríe). Procuro no mirar los contenedores de las obras porque siempre es posible encontrar algo que me pueda servir. Pero creo que quizás lo más bonito es reciclar piezas que pueden tener alma, para que no se pierdan en el olvido.

Como con los muebles siempre pienso que han estado en casa de alguien y tienen su propia historia. Me encanta poder darles una segunda vida.

 

“Reciclarte”

Lunes a domingo a las 14:30
Repite: lunes a domingo a las 13 y 18
Sinopsis: La experta restauradora Chus Cano recorre los lugares más curiosos en busca de muebles en desuso para llevarlos a su taller y transformarlos en una pieza actual y espectacular, utilizando técnicas tradicionales de restauración adaptadas a los gustos decorativos de cada momento.