• Domingo, 3 de septiembre de 2017
  • Edición impresa

Caso Alan Villouta: whatsapp borrados y pericias toxicológicas negativas

El organismo del empresario César Verdenelli no registraba alcohol ni drogas, aunque los estudios fueron hechos 50 horas después de atropellar y matar al chico Alan Villouta. Las dudas de los celulares.

Rolando López - rlopez@losandes.com.ar

De acuerdo con las pericias toxicológicas que llegaron hace horas al despacho del fiscal de Homicidios, Carlos Torres, el empresario César Alejandro Verdenelli (43) no registraba alcohol ni drogas sociales en su organismo.

Vale aclarar que en lo referente a los estudios de alcoholemia, era claro que eso iba a ocurrir ya que el hombre se prestó para esa pericia 50 horas después de ocurrido el accidente en el que mató al chico Alan Villouta (21), en la madrugada del sábado 26 de agosto.

Ese lapso es más que suficiente para que un cuerpo elimine todas las toxinas alcohólicas. En ese sentido, los investigadores creen que el empresario demoró todo ese tiempo antes de entregarse para llegar "limpio" a la pericia.

No sucede lo mismo con el consumo de drogas sociales (siempre que sea en importantes cantidades) como la marihuana y la cocaína ya que, en estos casos, los restos de las mismas duran mucho más tiempo en el organismo y se puede comprobar el consumo con estudios en la orina y en la sangre hasta 15 días de ocurrido el consumo. 

Este dato favorece la situación procesal de Verdenelli quien está detenido y acusado de homicidio simple con dolo eventual.

Conversaciones borradas

Otras de las novedades del caso tienen que ver con la escasísima información que se pudo extraer de los celulares del empresario, el de su novia y de la misma víctima.

El teléfono móvil de Verdenelli nunca fue entregado a la policía. Cuando dio un número, se trataba de una línea vieja con mucho tiempo en desuso. 

Mientras tanto, el teléfono móvil de la novia del imputado presentaba borrados todos los mensajes de Whastsapp con su pareja, algo que llamó la atención de los pesquisas. "Esto se llama entorpecimiento probatorio" según indicó una fuente de la investigación y coloca a Verdenelli en una situación incómoda.

En cuanto al celular de la víctima, nunca fue hallado. "O se lo llevó alguien, o se lo quedó uno de los policías que llegó a la escena", es la especulación de los investigadores.

Lo que hay

De momento, el hecho de por qué el empresario del transporte siga detenido y no libre o con prisión domiciliaria, tiene que ver con los videos que los policías secuestraron del complejo donde él vive -muy cerca del sitio del accidente- y se lo ve bajar de la camioneta Porsche Cayenne en visible estado de ebriedad.

Otro de los elementos son las testimoniales de testigos directos del caso que aseguraron ver, a la hora del accidente, a Verdenelli conduciendo a alta velocidad.

Para corroborar con exactitud a cuánto manejaba el empresario, desde la fiscalía de Torres confían en hacer una pericia con una máquina que no existe en Mendoza. Se trata de un aparato que puede, a través de los restos de la ropa de la víctima, saber a qué velocidad iba el vehículo que lo arrolló.

"Es factible que esa medida pericial la pidamos en Buenos Aires", dijo una fuente judicial.

Complicado

La situación procesal del empresario se complicó cuando afirmó que no se dio cuenta que había atropellado a una persona y que, al sentir que algo le golpeaba el auto, pensó que le habían arrojado algo para que se detuviera y lo asaltaran. Sólo que cuando vio los videos en los que aparecía tambaleante, esa coartada perdió peso.

Andrés Villouta, el padre del chico atropellado, hizo un pedido a la Justicia de Garantías para que en el futuro, cuando se pida la prisión preventiva o se eleve a juicio la causa, el juez que tome el caso siga manteniendo la carátula de homicidio simple con dolo eventual.

El defensor, Eduardo de Oro, interpuso ante el juez de Garantías, David Mangiafico, el control jurisdiccional para que se establezca si se trató de un muerte accidental o de un homicidio simple. Esto se puede decidir entre el martes y el miércoles de la semana que viene.

Una posible proyección acerca de que el empresario recupere su libertad o acceda a la domiciliaria, está dada en la decisión del fiscal Torres de no enviar al penal a Verdenelli y mantenerlo en los calabozos del Cetro de Detención Transitoria.

El caso

En los primeros minutos del sábado 26 de agosto el joven Alan Villouta salió al término de su turno de una pizzería del mall La Barraca y se fue a tomar un colectivo para regresar a su casa. Al cruzar el Acceso Sur, cerca de la 1.55, fue embestido por un vehículo cuyo conductor no se detuvo.

El joven murió en el lugar, donde quedó un espejo de un vehículo y restos de algunas molduras de color blanco. 

Según los peritos de Científica, el chico fue golpeado en la pierna izquierda y luego recibió otro golpe con el costado del vehículo. 

El día siguiente el padre de Verdenelli entregó a la policía el Porsche Cayenne de su hijo. Al día siguiente Verdenelli se presentó en Homicidios junto con su abogado.