• Domingo, 19 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Brasil: escándalo por productos de carne adulterados

Una red de inspectores y frigoríficos encubría el “maquillaje” de cárnicos vencidos con ácidos y químicos cancerígenos, para poder venderlos incluso al exterior.

Agencias

El presidente de Brasil, Michel Temer, convocó para hoy a una reunión de emergencia en Brasilia junto a ministros y representantes de frigoríficos para tratar el escándalo de productos adulterados que podría afectar la imagen del mayor país exportador de carne del mundo. 

La reunión fue convocada “en función de los últimos acontecimientos” y contará con la presencia de los ministros de Agricultura, Blairo Maggi, y de Comercio Exterior, Marcos Pereira, dijo una portavoz del Palacio de Planalto. 

Luego Temer recibirá a “representantes de frigoríficos”, añadió. 

Una investigación policial de dos años destapó el viernes un esquema corrupto en el que inspectores sanitarios supuestamente recibían sobornos para autorizar la producción de alimentos no aptos para el consumo. 

Se emitieron 27 órdenes de prisión preventiva y al menos tres frigoríficos fueron clausurados el viernes, uno dedicado al sacrificio de pollos (del grupo multinacional BRF) y dos de la empresa local Peccin que fabricaban mortadelas y salchichas, precisó el ministerio de Agricultura. 

Otros 21 establecimientos están bajo investigación y el ministerio de Agricultura apartó de su cargo a 33 funcionarios involucrados en el esquema. 

Los investigadores no especificaron en qué instituciones se constataron los productos irregulares, pero afirmaron que en frigoríficos de pequeño porte se detectó el uso de “productos cancerígenos para maquillar el aspecto físico del producto averiado, el olor”, según dijo el comisario Moscardi Grillo en una conferencia de prensa en Curitiba (sur), desde donde se dirigió la operación.

Empresas se defienden

Las multinacionales brasileñas salpicadas por el caso aseguraron ayer que la calidad de sus productos no está en cuestión, mientras crece el temor entre la población de encontrar alimentos en mal estado en las góndolas de los supermercados. 

Además de la gigante BRF (dueña de las marcas Sadia y Perdigao), entre las empresas investigadas figura JBS, líder mundial en el mercado de carne, dueña de las marcas Big Frango, Seara Alimentos y Swift, entre otras. 

“En el despacho de la Justicia Federal que desató la operación, no hay ninguna mención a irregularidades sanitarias o a la calidad de los productos de JBS y sus marcas”, afirmó JBS en un comunicado que ocupaba una página entera en el periódico impreso O Globo.

La televisión continuaba mostrando ayer al célebre actor estadounidense Robert De Niro en una publicidad de jamón “gourmet” de la marca Seara, propiedad de JBS. En la pieza, De Niro aparece en la provincia de Parma degustando rodajas de jamón con “auténtico sabor italiano”, según una de sus líneas en el comercial.

En otro espacio contratado en los periódicos, el grupo BRF “asegura su alta calidad y la seguridad de sus productos y garantiza que no hay ningún riesgo para sus consumidores”.

Pero para la profesora Silvia Farías, que hace sus compras en un supermercado de Río de Janeiro, los reportes de que algunos frigoríficos podrían haber adulterado el pollo con cartón son preocupantes. 

“Vamos al supermercado, compramos carne para que consuma nuestra familia y ¿qué esperamos? Que esté en buen estado, nunca iba a imaginar que la carne podría estar mezclada con cartón”, dijo.

Exportaciones afectadas

Michel Temer tiene previsto telefonear hoy a su par estadounidense, Donald Trump, informaron asesores de la presidencia de Brasil, que comenzó a exportar carne bovina “in natura” a Estados Unidos el año pasado, después de intensas gestiones comerciales. 

Pese a que no confirmaron que ambos mandatarios tratarán este asunto, la llamada ocurre un día después de que fuera destapado el escándalo. 

Brasil es el primer exportador mundial de carne bovina y avícola, con presencia en por lo menos 150 países. 

El impacto de este escándalo en el extranjero preocupa a las autoridades brasileñas en un momento en que busca acelerar un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea. 

 

La bolsa cayó por el caso de adulteración

La Bolsa de San Pablo cerró ayer con una caída de 2,39% empujada por las fuertes pérdidas de las empresas líderes del sector de la carne, investigadas en un escándalo por ventas adulteradas de ese producto.

El principal indicador del parquet paulista, el Ibovespa, cerró en 64.209 puntos. 

Las acciones de la gigante JBS, dueña de las marcas Big Frango y Seara Alimentos, perdieron 10,59% mientras que las de BRF, propietaria de Sadia y Perdigao, un 7,25%. 

El viernes, la Policía Federal brasileña desmanteló una red formada por inspectores sanitarios y frigoríficos para vender dentro y fuera del país carne adulterada, “maquillada” incluso con ácidos y productos cancerígenos.

La justicia también bloqueó 1.000 millones de reales (320 millones de dólares) de JBS, BRF y otras empresas investigadas.

Brasil es el primer exportador mundial de carne bovina y de pollo y este escándalo impacta de lleno en este sector clave de la primera economía latinoamericana.

AFP