• Miércoles, 6 de septiembre de 2017

Atypical: la serie que pone al Asperger en el centro de la escena

La serie, que estrenó Netflix hace unas semanas, habla sobre los deseos de un joven con este trastorno autista. Una postal contemporánea.

Patricia Slukich - pslukich@losandes.com.ar

Esta semana se desató una polémica en nuestro país debido al caso de un chico con Asperger (uno de los trastornos del espectro autista -TEA-), que tuvo que ser cambiado de división en su escuela primaria, porque no había podido integrarse al aula. Y si bien esta serie que aquí recomendaremos no se estrenó a partir de esa noticia, sino que fue una pura casualidad, sí la coincidencia nos permite afirmar que la inclusión, la aceptación del otro con todas sus diferencias y la tolerancia son tópicos que están en carne viva en las sociedades que nos toca transitar en este agitado mundo.

 "Atypical" es el nombre de la producción que ofrece los ocho capítulos de su primera temporada. Es una de las series que llegó a refrescar el streaming y lo ha hecho con muy buenas armas.

 

 

Su creadora es Robia Rashid, una de las guionistas de la exitosa "Cómo conocí a tu madre", y se embarcó en esta aventura narrativa de contarnos cómo vive un chico con Asperger los embates del deseo sexual, la necesidad de independencia de sus padres, sus relaciones sociales y cómo es que ve y se vincula con el mundo.

El protagonista se llama Sam (Keir Gilchrist) y vive en una casa con un papá que no sabe cómo lidiar con él (Michael Rapaport); su mamá asfixiante y obsesiva, para la que toda su vida cotidiana ronda en cómo proteger a Sam de los "peligros del mundo normal" (Jennifer Jason Leigh); y una hermana que es su mejor aliada dentro de la casa, aún a pesar de las peleas y fricciones entre ambos (Brigette Lundy-Paine).

El conflicto de Sam tiene un epicentro clarísimo: quiere conseguir novia. Pero sus intereses focalizados en los pingüinos, la Antártida y todo lo que rodee a ese mundo distante; su imposiblidad de lidiar con la sociabilización tal y como nosotros la concebimos y la angustia que esto le provoca son los principales tropiezos. Tampoco se le hace fácil sortear los excesos proteccionistas de su madre y la propia curiosidad por el universo femenino.

 

 

Más allá de si "Atypical" se mantiene rigurosa a las cuestiones científicas en torno a síntomas y comportamientos de una persona con Asperger (aunque efectivamente se le acerca bastante), lo interesante de la serie es la trama de relaciones que se construyen alrededor de Sam y su "particularidad". De ahí que la trama central no sea reflejar cómo viven las familias donde un integrante tiene estas características, sino encuadrarnos en un problema que nos atañe a todos: casi un clamor para alentarnos a la aceptación de la diferencia, a la tolerancia del otro con el que nos toca convivir, a la humanización desde lo afectivo y sus complejidades.

Desde la perspectiva del lenguaje audiovisual "Atypical" también tiene sus logros. No es tan contundente y personal como "Girls" (una de las apuestas fuertes en series de HBO) pero sí tiene los tonos y las pretensiones de estas comedias dramáticas al estilo Judd Apatow, en las que los aires "independientes" circulan por la puesta en escena; tanto en la configuración de sus personajes como en el montaje, la banda sonora, los ambientes y los climas.

 

 

En "Atypical" lo que es fortaleza se convierte, a la vez, en debilidad. Es que sí: el humor negro con el que se abordan las situaciones de desencuentro entre Sam y el mundo acierta en la mayoría de los casos y decae o desbarranca en algunos pocos. Pero las actuaciones, la sana relación dramática entre sus personajes y la frescura de su guión la convierten en un livianito y recomendado apunte para dejarnos picando el profundo tema que pretende instalar.

La ficha

"Atypical" (1° Temporada). Creadora: Robia Rashid. Con: Keir Gilchrist, Michael Rappaport, Jennifer Jason Leigh, Brigette Lundy-Paine. Canal de emisión: Netflix. Calificación: Buena.