Estilo Domingo, 19 de marzo de 2017 | Edición impresa

“Tramas de vid”: el quinto elemento

Cinco sustancias esenciales, historias de esta tierra e imágenes magníficas: con diferentes visiones sobre ‘lo nuestro’ nace una obra literaria y fotográfica, producida por Los Andes, que destila su propia alquimia. El jueves, se presentará en el marco de

Por Redacción LA

La intensidad del fuego, la catarsis del agua, la transparencia del aire y la pulsión de la tierra nuestra. De esa combinatoria alquímica (que incluye como quinto elemento al vino) nace un libro de historias e imágenes que imbrican nuestra geografía vital: “Tramas de vid”. 

“Ese puñado de ideas madre inspiró a Los Andes a la hora de desarrollar el presente libro-homenaje que nunca se había escrito así, con genuina artesanía periodística y esmerada edición editorial”, explica desde el prólogo Raúl Pedone, Secretario de Redacción del diario.

En las páginas siguientes se suceden textos que abrazan la ficción, pero que a su vez abrevan en los real: crónicas o cuentos inspirados en noticias publicadas por el diario. Disparadores temáticos relacionados al aire, el fuego, el agua, la tierra y, por supuesto, el vino.

Es así que las narraciones abrevan en textos periodísticos pero no quedan ceñidas a ellos. Con miradas subjetivas, los autores de “Tramas de vid” sobrevuelan los géneros y profundizan en la identidad de la región a través de personajes legendarios, oficios telúricos, eventos que nos identifican (como la fiesta de la Vendimia) y devenires tan íntimos como colectivos. 

“El hombre alado”, de Leonardo Rearte; “El día en que todo ardió”, de Patricia Slukich; “Kaha”, de Mariana Guzzante; “Pasajeros de la viña infinita”, de Javier Hernández; “Mendoza, república vitivinícola”, de Carlos Salvador La rosa se corresponden narrativamente con cada elemento. Y el libro se completa con la profunda mirada histórica de Patricia Olguín. 

 

 

Claro que cada escritura dialoga con una fotografía de calidad multisensorial. Las tomas captadas por Marcelo Rolland, Claudio Gutiérrez, Marcos García, Patricio Caneo y Roberto Salvadores proponen además un viaje a la esencia de la región. 

“Nuestro quinto elemento es el vino. Y además es el tiempo, aliado natural en la maduración en los viñedos, testigo de castigos y reparaciones del calendario agrícola; compañero manso en los lagares, instante único en el paladar... También es la visión del inmigrante, el sudor del contratista, el insomnio del tomero, la proeza del productor, el secreto del enólogo... Es el talento y el trabajo, la sustancia que armoniza cuerpos y espíritus, el maridaje de esto que se ve con aquello que se siente”, continúa el prólogo. 

Son los trazos de cinco periodistas que escriben y cinco fotógrafos confabulados en las escenas de la Mendoza profunda y fundamental. 

“Cada uno a su modo, oscilan entre la referencia obligada que impone la regla periodística y el libre albedrío que coquetea con la ficción. ADN local con aspiración universal”, se aclara.

Atravesados por la simbología de la vid, cada relato transunta una certeza: la de que, impelidos por el paisaje, los habitantes de este suelo enfrentan la adversidad. De esos desvelos y afanes, surge la intención de reflexionar cada brote de vida.

“La segunda parte del libro despliega, a su vez, instantáneas cuidadosamente seleccionadas por una historiadora del Conicet, con el propósito de retratar aquellos eslabones fundamentales de nuestra cronología vitivinícola. Y el dominio del blanco y negro como código inconfundible de ese pasado que nos permite comprender mejor el presente. En suma, un abanico de esencias para representar los rasgos originarios de un territorio dispuesto a trascender, a transformar cada adversidad en una oportunidad para crecer y fortalecerse. Un pueblo decidido a hacer realidad sus sueños valiéndose de sus fortalezas y ansioso por abrirse al mundo y compartir sus frutos con todos”. 

“Tramas de vid” se puede adquirir en el local de Diario Los Andes ubicado en Galería Piazza, con acceso por avenida San Martín. 

 

Ficha

Presentación del libro “Tramas de vid”

Día y hora: jueves 23, a las 20.30.

Lugar: Nave Cultural. (Sala 1). 

 

Fragmento del libro

Hacia fines del siglo XIX, la industria de la vid y el vino se convirtió en la actividad económica que articuló las economías de Mendoza y San Juan con las de la región pampeana. El vino elaborado a partir del procesamiento de uvas cultivadas en los oasis de riego era trasladado en los tradicionales carros de mulas y los modernos vagones de ferrocarril hacia los mercados de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba. El consumo crecía al calor de los contingentes de inmigrantes que, al mismo tiempo, se integraban al mercado laboral como peones o jornaleros.

Las fábricas de vino exhibían una amplia escala de producción de vinos tintos y blancos. Algunas de ellas estaban integradas y tenían su propia producción de vid, con plantaciones que variaban “entre cientos de hectáreas y un parralito”, como describió ilustrativamente un funcionario de la Oficina de Estadística de Mendoza en 1903. La gran empresa moderna, que había surgido luego de la crisis económica de 1890, incorporó nuevas tecnologías para la producción y la distribución masiva de vino. La chimenea y el desvío ferroviario fueron los símbolos más nítidos de una revolución industrial que proveyó el 50% de los ingresos del Estado provincial.

(Extraido del capítulo “Tiempo, testigo y aliado”, Recorrido histórico por Patricia Olguín. Libro “Tramas de vid”). 

 

Que se te grabe

El libro “Tramas de vid” se presentará en el marco del “Graba Festival Audiovisual”. 

Desde el jueves 23 hasta el domingo 26, desembarca en las dos Naves del Parque Central la primera edición del “Graba”, que apunta a difundir e incentivar nuevos lenguajes, técnicas y formatos de la imagen.

Un festín de nuevas expresiones audiovisuales latinoamericanas, nacionales y regionales en forma de largometrajes, series y cortos experimentales. Verdadera apuesta a la circulación de nuevos contenidos que busca encontrar nuevos públicos y al mismo tiempo generar entusiasmo entre la comunidad audiovisual local para continuar produciendo.

La apertura del festival será el jueves, a las 20. Las actividades del festival comenzarán en la Nave Universitaria con el estreno de “Aquarius”, la película brasileña de Kleber Mendonça Filho, cinta que se llevó cuatro galardones en el último Festival de Mar del Plata: el Premio del Público, el de Mejor Película de la Competencia Internacional otorgado por la Asociación de Críticos; el Astor de Plata y el galardón como Mejor actriz para la protagonista de la cinta, Sonia Braga.