Mundo Lunes, 20 de marzo de 2017

"Churrascao": Temer invitó a embajadores a comer carne brasileña, pero era australiana

El Presidente compartió una cena con diplomáticos para desmentir la crisis de la carne brasileña. Pero sospechan que fue todo una farsa.

Por Redacción LA

Para demostrar la buena calidad de las carnes brasileñas el presidente Michel Temer convidó un "churrasco" a embajadores extranjeros, pero los diarios de hoy sospechan que fueron degustados cortes de ganado importado

El mandatario Temer compartió una cena el domingo con decenas de diplomáticos para demostrar su confianza en la "producción nacional" de carnes, luego del escándalo de la "Carne Débil" denunciado por la Policía Federal

El caso envuelve a los frigoríficos JBS y BRF, que exportan a 150 países y son los líderes del sector, que reportó 13.000 millones de dólares a Brasil en 2016, un mercado que está "realmente amenazado", dijo hoy José Augusto de Castro, titular de la Asociación de Comercio Exterior

El diario Folha de San Pablo y otros medios publicaron este lunes la foto de Michel Temer en el restaurante Steack Bull, de Brasilia, saboreando carne junto a los embajadores de China y Angola, sentados junto al mandatario

"El gobierno minimiza crisis de la carne y rebate argumentos de la Policía Federal", escribió hoy Folha de San Pablo

Sin embargo empleados de Steack Bull declararon que ese restaurante se abastece también de carne importada de Australia y que desde que estalló el escándalo de la carne en mal estado, compran menos productos brasileños

"Después del operativo de la Policía Federal redujimos" las compras de carnes del frigorífico JBS, dijo Paulo Godoi, empleado del restaurante donde anoche Temer cenó con embajadores, con los que previamente se había reunido en el Palacio del Planalto.El señor Paulo Godoi contó que el viernes pasado hubo una "caída" considerable de comensales en el restaurante debido al temor del público por la carnes en mal estado de los grandes frigoríficos

 

También una baja del precio de la carne en los supermercados porque el público mostró su recelo ante ese producto

El sitio G1, del grupo Globo, publicó dudas sobre el origen de las carnes que fueron degustadas por el presidente Temer y más de 30 diplomáticos extranjeros

En la cena también estuvieron el secretario general de la Presidencia, ministro Wellington Moreira Franco y el titular de Agricultura, Blairo Maggi, que es uno de los mayores empresarios del agronegocios

G1 informó que otro empleado del restaurante Steack Bull, Rodrigo Carvalho, reconoció que allí se sirven carnes importadas, a pesar de que Temer escogió esa casa para demostrar la calidad del ganado brasileño

"Al principio el gerente de Steack Bull, Rodrigo Carvalho, dijo que se sirvieron carnes importadas y brasileñas.... pero después cambió su versión", informó el sitio de noticias G1

Al finalizar el ágape el mandatario dijo, en la noche del domingo, que después de saborear las delicias brasileñas los diplomáticos "van a abogar" para que sus países sigan importando productos sudamericanos

Pero las versiones sobre el origen de las carnes servidas creció en los medios y esto obligó a que el Palacio del Planalto divulgue una nota oficial sobre el tema

"Todas las carnes servidas este domingo al presidente Michel Temer y los embajadores convidados fueron de origen brasileño", asegura el comunicado de la Presidencia, enviado a corresponsales extranjeros en la noche del domingo

 

Este lunes la Unión Europea analizó el escándalo de las carnes brasileñas

Este lunes la Unión Europea analizó el escándalo de las carnes brasileñas, luego de que el embajador de ese bloque pidió explicaciones a Brasilia este fin de semana

El "Operativo Carne Débil", realizado el viernes por la Policía Federal, también causó repercusiones políticas pues los frigoríficos pagaron las campañas electorales de aliados de Temer, como el ministro de Justicia, Osmar Serraglio

Partidos de la oposición informaron que este lunes iba a comenzar la recolección de firmas para crear una Comisión Parlamentaria de Investigaciones, sobre el escándalo que algunos legisladores bautizaron como el "Churrascao"

Esa expresión recuerda a otros dos grandes escándalos, el "Mensalao", que estalló durante el gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2005, y el "Petrolao" que se destapó en 2014, durante la presidencia de Dilma Rousseff

Lula y Rousseff son los principales opositores del gobierno de Michel Temer.